47580607_2263211183897374_2307866265227624448_n

[ Comunicado ] Sobre las presiones de la inmobiliaria Solvia (Banco Sabadell) hacia el CSOA o Colectividad La Algarroba Negra

Ha transcurrido más de un año desde que un grupo de personas decidió rehabilitar el antiguo almacén PONFRASA debido a la situación de abandono del inmueble y a la dificultad para acceder en la ciudad de Badajoz a espacios donde desarrollar actividades sociales. El 23 de octubre de 2017 abría sus puertas el denominado centro social okupado o colectividad La Algarroba Negra. Un espacio abierto para todas las personas o grupos que quieran utilizarlo con fines sociales o colectivos.

Durante este periodo se ha arreglado y mejorado el espacio, se han desarrollado jornadas, comedores, talleres, presentaciones, convivencias en las que se han compartido múltiples contenidos con la participación de distintos colectivos sociales.

Se han dado cabida a diversas iniciativas o proyectos personales y colectivos. Entre ellas destaca la huerta colectiva que ha sido uno de los proyectos con mayor continuidad y ha servido de punto de encuentro entre las usuarias así como ha cubierto parte de las necesidades de alimentación del espacio.

Sobre las presiones de la inmobiliaria Solvia (Banco Sabadell) hacia el CSOA o Colectividad La Algarroba Negra

El pasado lunes 3 de Diciembre de 2018 se presentaron en el CSOA tres personas en representación de la inmobiliaria SOLVIA (perteneciente al banco SABADEL) propietaria del inmueble y una de las gestora de los activos tóxicos de la Sareb (Banco Malo); acompañadas por varios coches de policía de paisano (según se ha podido saber gracias a la buena relación mantenida con las vecinas del barrio de Las Rozas).

En el contacto que se mantuvo con las tres personas de la inmobiliaria tras haberse ido la policía, declararon su intención de forzar la entrada para cambiar la cerradura. Ante dichas declaraciones se considera que no es manera de actuar. No se ha producido ninguna comunicación previa ni se han realizado identificaciones, ambas necesarias para que un juez o jueza pueda tramitar la entrada al inmueble o el desalojo de sus okupantes.

El único contacto establecido (con un trabajador de la inmobiliaria) tuvo lugar en Febrero de 2018, cuando uno de los tres empleados anteriormente citados se personó en La Algarroba, y tras haberse informado de las intenciones sociales, facilitó un contacto telefónico mostrando interés en llevar a cabo una negociación de alquiler social. Tras aceptar la asamblea el contacto con la entidad y haber seguido las indicaciones, informando a la inmobiliaria sobre la situación del espacio no se recibió ninguna respuesta.

MANIFESTAMOS

Desde la Algarroba pensamos que la desatención y abandono de propiedades inmobiliarias son justificación suficiente para la utilización de estos espacios con usos colectivos o sociales. Somos conscientes de que hacemos uso de una propiedad que no nos pertenece y no hay intención alguna de acceder a su posesión.
Identificamos que el estado de abandono de estos inmuebles obedece a la especulación inmobiliaria provocada por el capitalismo financiero. En el caso de las propiedades privadas podemos mantener diferencias pero consideramos que las propiedades de bancos e inmobiliarias, así como de entidades públicas en igual estado de abandono deberían servir a la población para el desarrollo de sus propias infraestructuras, para crear redes alternativas que favorezcan la soberanía allí donde el estado del bienestar no llega, ni pretende llegar.

Así, pensamos que las necesidades básicas no deberían ser ya un derecho si no una realidad, y que ante la ineficacia manifiesta de las instituciones, es obligación de las que se ven en la necesidad realizar estas acciones.

Hacemos un llamamiento a la auto-organización de la población, que ante las necesidades existentes puedan surgir respuestas en forma de acciones para conseguir los recursos necesarios para poder llevar una vida integra y honestamente digna. Consideramos fundamental la creación de redes de apoyo mutuo y solidaridad, en defensa del territorio y de un medio donde generar relaciones sociales igualitarias y construir según nuestras necesidades, desde lo inmediato a lo venidero, desde lo abstracto a lo concreto y que transforme la idea en una práctica.

 

” Un pueblo sin redes propias, es un pueblo aislado;

y un pueblo aislado es un pueblo muerto o condicionado”

 

Respecto a esto, no pretendemos la modificación sustancial o simbólica de lo establecido sino señalar el problema en su origen, el modelo hegemónico y sus normas son fruto de una sociedad profundamente enferma, donde las relaciones sociales son perversas y corruptas.
Nos declararnos abiertamente anticapitalistas porque los bancos y las empresas, junto al modelo de producción y consumo, son claramente antipersonas y en contra de toda sociedad no subordinada a la autoridad y al dinero. Condenamos al estado democrático de derecho y a sus representantes políticos por permitir estas situaciones y porque lejos de buscar soluciones para las problemáticas actuales, acrecientan enormemente las diferencias estructurales de pobreza y esclavitud de gran parte de la sociedad.

Por la autonomía de la organización social y por la okupación del tiempo y sus espacios.

Okupa y resiste!

Etiquetas: Sin etiquetas

Deja un comentario