industriaarmamentisticaextremadura

El negocio de la guerra. La industria armamentística en Extremadura

Que las guerras son un negocio, eso es ineludible. La industria armamentística es uno de los motores económicos más importante de la sociedad capitalista. Solo en España supone aproximadamente el 1,24 % del PIB, y genera entorno a 50.000 empleos. Pero las consecuencias de la guerra la sufren diariamente millones de personas.

España, aparece en el puesto 17 de la comparativa de países que más dinero público gasta en defensa en 2017, con un total de 14.492 millones de euros. Esto supone un coste de 312 € a cada extremeño, que es la proporción que el estado español destina de gasto por cada habitante en concepto de defensa.

Las exportaciones de armas y material militar de la industria española han experimentado un periodo de crecimiento desde el año 2004, cuando las exportaciones estaban entorno a 400 Millones de  euros, aumentando progresivamente hasta 2011, fecha en la que se duplican los beneficios obtenidos en esta industria. En los últimos 10 años la industria armamentística española facturó un total de 23.093 Millones de euros procedente de exportaciones en material de defensa.

Según el informe “Estadísticas españolas de exportación de material de defensa, de otro material y de productos y tecnologías de doble uso” de la Secretaría de Estado de Comercio, la mitad de ese presupuesto pertenece a los 7 países que más material de defensa compran a España.  Estos países son Reino Unido, Alemania, Australia, Noruega, Arabia Saudita, Francia y Venezuela, los cuales invirtieron más de 13.000 millones de € en los últimos 10 años.

(fuente Subdirección General de Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso)

Exportaciones españolas a otros países entre 2006 y 2016

  • Reino Unido —————— 4.211 Millones de €
  • Alemania ———————– 2.701 Millones de €
  • Australia ———————— 1.831 Millones de €
  • Noruega ———————— 1.469 Millones de €
  • Arabia Saudita ————— 1.415 Millones de €
  • Francia ————————– 1.128 Millones de €
  • Venezuela ———————- 1.014 Millones de €

Descargar: Tabla completa de exportaciones españolas con otros países  entre 2003 y 2016

Empresas armamentísticas y producción de defensa en Extremadura

El Ministerio de Defensa del estado español tiene unas 500 empresas suministradoras de bienes y servicios. En Extremadura se encuentran varias empresas destinadas a estos fines las cuales en el año 2017 facturaron entorno a los 45 millones de euros de beneficios en concepto de defensa.

En la provincia de Cáceres se localiza EXPAL DISPOSAL & RECOVERY S.A. situada en el Pol. Industrial de Navalmoral. Esta empresa desarrolla su actividad en el sector de fabricación y comercialización de material de defensa, incluida carga con productos explosivos. Dedica el 100% de su actividad a la producción militar y es la más importante de este sector en Extremadura. En los últimos diez años las ventas de esta empresa se han triplicado y estamos hablando de millones de euros de beneficios. La plantilla de trabajadores también ha aumentado a más del doble entre 2006 y 2017.

Los datos aparecen en millones de euros.

En Badajoz se encuentra Revenga Seguridad SA (Revenga Smart Solutions, división de seguridad) que pertenece al sector de la seguridad ferroviaria, plantas y redes de energía, transporte inteligente, telcos, alta seguridad, eficiencia energética. Esta empresa destina aproximadamente el 25% del total de su actividad mercantil a la producción militar. También ha experimentado un incremento en sus beneficios de más del doble en los últimos 10 años.

Los datos aparecen en millones de euros.

Las anteriores empresas son las más relevantes, aunque también existen otras que desarrollan material de defensa y complementos militares. Entre ellas Parafly S.A. que tiene su planta de producción en Zarza-Capilla (Badajoz). Una industria textil, que fabrica chalecos antibalas y paracaídas distribuidos a un buen número de ejércitos y cuerpos de seguridad del mundo, entre ellos EE.UU, Angola, Uruguay y México.

También se encuentran varias sedes de la multinacional Indra Sistemas, S.A., una de las mayores empresas armamentísticas de España, siendo una de las tres empresas españolas que se encuentran entre las 100 mayores compañías mundiales del sector de defensa y seguridad. En el  año 2016 tuvo ingresos de 2.709 millones de euros, cuenta con 34.000 empleados, tiene presencia local en 46 países y operaciones comerciales en más de 140 países. Algunas de sus sedes se encuentran en edificios públicos y espacios universitarios.

En Badajoz tienen una oficina y un edificio de 570 m catalogado de uso cultural dentro del campus universitario, llamado Indra Software Labs. En Cáceres tienen dos oficinas y una nave en el polígono industrial las Arenas, y también cuentan con una oficina en Coria (Cáceres).

 

¿Quien financia las guerras? La Banca armada

La importancia de la financiación para el complejo militar-industrial es vital. Las empresas de armamento necesitan los servicios bancarios, tanto para efectuar sus operaciones comerciales corrientes, como para conseguir fondos extraordinarios que les permitan emprender el desarrollo de nuevas armas, exportar a nuevos mercados y, en definitiva, mantener su pujanza competitiva en un sector principalmente privado. Por tanto, el apoyo financiero es clave para que las empresas de armas y otros, con prácticas rechazadas por la sociedad, puedan conseguir sus objetivos económicos. Es decir, sin apoyo financiero estas empresas se verían obligadas a producir menos armas, a emprender menos proyectos contaminantes y otras prácticas que denunciamos en esta campaña.

Por lo tanto, el concepto Banca Armada se refiere a todas aquellas entidades financieras que participan en el negocio armamentístico mediante uno, varios o todos los principales tipos de financiación del sector armamentístico que existen.

Se han identificado cinco formas de financiar a la industria de las armas:

1. La participación accionarial 

Las entidades financieras adquieren acciones emitidas por las empresas de la industria armamentística. Esta práctica es de gran relevancia por distintos aspectos. Primero, porque la posesión de acciones supone tener parte de la propiedad, y por tanto, capacidad de decisión. Segundo, ésta es una forma de financiar la industria armamentística ya que las empresas hacen ampliaciones de capital para captar fondos. Además, tener acciones de una empresa es dar valor a la misma, confiar en su capacidad de generar beneficios y esperar que así lo haga.

2. La financiación de las exportaciones

El sector armamentístico español dedica aproximadamente un 30% de sus ventas a la exportación, por eso su financiación es muy importante. La financiación de las operaciones de venta en el exterior es de gran importancia porque los clientes son gobiernos, que en el mejor de los casos pagan en cómodos plazos, por eso su financiación es una práctica habitual. Sin esta ayuda por parte de las entidades financieras, sería prácticamente imposible que existiera comercio exterior de armamento.

3. La emisión de bonos y pagarés

La emisión de bonos y pagarés es otra de las formas de financiar a las empresas de armas. El mecanismo es muy sencillo, los bonos y pagarés son títulos que emiten las empresas a un precio determinado, con la promesa de que al cabo de un tiempo le pagarán a su comprador el valor total del bono más un interés. Las entidades financieras se convierten en gestores de estas emisiones, por las que obtienen una comisión como ganancia acorde a la gestión realizada.

4. Los fondos de inversión

Los fondos de inversión de la banca armada son aquellos en los que las entidades financieras ofrecen acciones de empresas de armas. De este modo, otra manera de financiar a las empresas de armas es ofertando y/o gestionando fondos de inversión en los que los clientes del banco o caja confían sus ahorros con la esperanza de que mediante las fluctuaciones de las acciones que componen el fondo, se consigan beneficios económicos futuros.

5. La concesión de créditos y préstamos a las empresas de armas

La manera más directa que tienen los bancos y cajas de ayudar a las empresas de armas es concederles créditos y préstamos. Éstos se suelen realizar de manera sindicada entre varias entidades financieras, alcanzando de este modo montantes más elevados.

 

Lo más importante es que todo banco considerado armado no es ético y debería ser rechazado como una opción por aquellas personas con conciencia a favor de la paz y los derechos humanos. De este modo, la única alternativa a la banca armada es la banca ética, porque se compromete de forma integral a respetar unos principios que aseguran que no se ayudará financieramente a actividades que lesionen la dignidad humana y que vulneren los derechos humanos, como ocurre con el negocio de las armas.

La conversión de la industria militar y los sindicatos

La desmilitarización y la conversión de instalaciones e industrias militares es uno de los grandes
retos a los que han de hacer frente nuestras sociedades. Desde luego los problemas que ello acarrea no son pocos, el principal, el derivado de los costes para llevarlos a cabo que, en un primer momento, superarán incluso, a los beneficios, pero vistos a medio plazo, la relación coste-beneficio de la conversión, podrá producir superávit y conseguir resultados más positivos para un desarrollo económico más sostenible que los obtenidos con la producción de armamento.

La conversión de la industria militar no es una tarea fácil y requiere de un gran esfuerzo y sacrificio, en muchos países amplias capas de la población o regiones enteras dependen de la producción militar. El hecho de reestructurar la industria y ofrecer una alternativa a la mano de obra técnica y no técnica puede desencadenar un efecto de debilitamiento de muchas economías locales. La industria de armamentos y los estamentos militares (el loby militar-industrial) así como las fuerzas sindicales ofrecerán muchas resistencias al cambio.

Pero no faltan los estudios económicos que llegan a concluir que las armas son elementos improductivos, en primer lugar porque los artefactos que fabrican no son bienes de consumo que entren en el mercado (sólo una mínima parte inferior al 1%) puesto que no tienen valor de cambio y por tanto sin uso social; por ese motivo producen un efecto inflacionista en las economías; son responsables de gran parte de los déficits presupuestarios de los estados; absorben muchos recursos de I+D (investigación y desarrollo) que, puestos al servicio de usos civiles redundarían en mejores resultados, puesto que el trasvase de la tecnología militar al sector civil es muy limitado.

“Los sindicatos tendrían que ser los primeros interesados en afrontar la conversión de la industria militar, dados los efectos negativos que producen tanto desde el punto de vista moral como social”.

Campanya Contra el Comerç d’Armes (junio de 1997).

 

La industria armamentística española: Alta financiación sin amenaza militar.

La industria armamentística del estado español es una parte del entramado económico que más recursos absorbe de las arcas del Estado sin amenaza militar tangible. Sin embargo, los presupuestos que se destinan a defensa no son el centro neurálgico de la preocupación de asociaciones humanitarias respecto a la compra y venta de armas, sino un conjunto de empresas financiadas por bancos que no dejan de producir y vender armas tanto al ejército español como al extranjero, siendo algunos de dichos países firmes violadores de los derechos humanos como el Estado de Israel, Afganistán o Arabia Saudí. Algunas de las empresas que producen armas reciben subvenciones del Estado español y en el caso de Cataluña de la Generalitat catalana.

Campañas de desmilitarización de la banca

Ante la proliferación de financiación de armamento, desde 2009, la ONG Setem, el Centro Delás de Estudis per la Pau y el Observatorio de la Deuda de la globalización gestionan las campañas BBVA sin armas y Banco Santander sin armas. Las organizaciones afirman haber entrado en la junta de accionistas de ambas entidades, para lo que es necesario tener participaciones, y exponer anualmente la ilegitimidad que bajo su perspectiva conlleva la financiación de armas. Según Setem, pese a la lentitud de los avances, las campañas han conseguido el desarrollo de una política de financiación de armamento inexistente hasta la fecha, ligada a la Responsabilidad Social Corporativa de las entidades.

Alternativas a la banca armada, las bancas éticas

Como alternativa a la “banca tradicional” que opera con un único objetivo, el económico, existe la Banca ética que hace compatible la rentabilidad económica con el respeto de los derechos humanos y el medio ambiente. De esta forma, la Banca ética invierte únicamente en proyectos con valor añadido para la sociedad desde el punto de vista social, medioambiental, cultural, educativo, etc. facilitando a sus clientes que puedan saber dónde se invierten sus ahorros.

Con la aparición de la Banca ética surge un nuevo sistema financiero con el que podemos ahorrar e invertir, buscando un triple beneficio: social, medioambiental y económico. La asociación FETS (Finançament Ètic i Solidari) explica los 5 principios que podemos situar en la base de las finanzas éticas:

1. Principio de Ética Aplicada. La ética como un proceso de reflexión permanente en la aplicación de los criterios de inversión y concesión de créditos.

2. Principio de Coherencia. Utilizar el dinero de forma coherente con nuestros valores.

3. Principio de Participación. La toma de decisiones tiene lugar de forma democrática. No se trata sólo de que los socios voten, sino que tienen que poder participar en la definición de las políticas básicas de la entidad.

4. Principio de Transparencia. Es necesario ofrecer información regular y pública de todas las actividades y sus consecuencias.

5. Principio de Implicación. Las entidades de financiamiento ético tienen que ir más allá de los criterios negativos y tienen que definir su política de inversión siguiendo criterios positivos para poder transformar la sociedad.

Estos principios tienen que estar presentes en todas y cada una de las actividades de la entidad financiera ética. Una entidad financiera ética tiene que ser ética a todos los niveles.

En España existen bancos éticos, cooperativas de crédito y asociaciones que promueven finanzas éticas que respondan a principios de la economía social y solidaria. A continuación se enumeran algunas opciones destacadas de Banca Ética que actualmente están ofreciendo esta alternativa en España:

  • FIARE, Fundación Inversión Ahorro Responsable, creada en Euskadi en el año 2003
  • Triodos Bank, banco ético de origen holandés que llegó a España el año 2004
  • Coop57, cooperativa con un modelo de organización, crecimiento y desarrollo en red
  • Enclau, red valenciana para una financiación alternativa
  • IDEAS, cooperativa con sede en Córdoba que busca la transformación económica y social
  • IUNA, promotora de empresas de inserción que quiere conseguir la máxima implicación social
  • GAP-Madrid, ofrece soporte financiero mediante préstamos solidarios a proyectos sociales
  • Oikocredit, sociedad cooperativa internacional que busca difundir el concepto de inversiones socialmente responsables
  • FIDEM(Fundació Internacional de la Dona Emprenedora), que desde 1999 tienen un programa de microcréditos sin avales para mujeres emprendedoras

En Extremadura, existen varios tipos de proyectos de lo que tenemos que distinguir entre la banca y las asociaciones sin ánimo de lucro. Actualmente tenemos 2 bancos éticos, TRIODOS y FIARE, con la diferencia de que el primero es un banco y el segundo una cooperativa..

Lo que ambos tienen en común es una mayor transparencia que la banca convencional en la gestión del dinero que manejan: dónde y cómo lo invierten. Se rigen por unos principios de respeto al medio

También existe otros proyectos y asociaciones mas locales como:

  • Banca Ética Badajoz es una institución sin ánimo de lucro que tiene como fin depositar capital – para compartirlo con aquellas personas que se encuentren en situación de exclusión social, empobrecidas y explotadas al verse privadas de sus derechos fundamentales. También, en su filosofía busca un cambio en la sociedad en lo que hace referencia al uso del dinero, para disminuir las desigualdades sociales que existen en la sociedad actual. Su funcionamiento es de régimen asambleario y las principales decisiones se toman por acuerdo en Asamblea. Existe una Junta que se encarga de dinamizar el funcionamiento de la asociación a lo largo de todo el año. Se caracteriza por financiar actividades que tengan un impacto social que sea beneficioso y positivo para el entorno que les rodea, bajo los principios de seguridad, transparencia, liquidez y rentabilidad social.
  • Banca Alternativa Mérida es una asociación sin ánimo de lucro, con una estructura y funcionamiento participativo, corresponsable y solidario. Fue constituida en junio de 2010, y está promovido por personas que voluntariamente actúan a título individual, con creencias, ideologías y profesiones diversas. Responde al concepto de banca alternativa, social, ética o solidaria, para lo que promoverá la sensibilización y difusión de ésta forma de mediación financiera, mediante actividades propias o coordinadas con otras entidades afines.

<< Algrano Extremadura – Sembrando la duda >> Medio Libre de Comunicación

Web de reciente creación  que nace como iniciativa de un puñado de personas de Badajoz con la idea de aportar un espacio cercano al territorio que favorezca la reflexión, el debate y la crítica de la realidad impuesta.

Etiquetas: Sin etiquetas

Deja un comentario