5d57e773134af..0-99-2042-1151

Méjico – Comunicado de FBI (Féminas Brujas e Insurreccionalistas)

Recientemente, una noticia sobre dos mujeres menores (de 16 y 17 años) que denunciaron haber sido violadas por agentes de la policía mejicana llevó a las calles de Méjico D.F. a una gran cantidad de mujeres, que desde distintos movimientos y criterios se manifestaron contra este hecho.

A pesar de los patéticos chillidos llamando a la pacificación y a la “protesta” inofensiva y dócil por parte de algunas figuras del feminismo institucional y burgués con miedo a que el desborde de las revueltas pueda afectar a su posición, fueron abundantes las que eligieron dar rienda suelta a su rabia en las calles y en el transcurso de algunas de esas protestas se produjeron disturbios y ataques como por ejemplo el incendio de la comisaría de policía de La Florencia, o los destrozos y pintadas frente a la SSP (Secretaría de Seguridad Pública) y la estación de metro de la zona de Insurgentes, causando serios daños y enfrentamientos contra la escoria policial.

Ahora, recibimos este comunicado del grupo FBI (Féminas Brujas e Insurreccionalistas) que reproducimos a continuación.

—————————————————

SOMOS MALAS Y PODEMOS SER PEORES: ¡SOMOS SU PEOR PESADILLA!

“Provocación” e “Ilegalidad” es toda acción que no es ejecutada por el Estado y excede sus leyes y normas; es por eso que las autoridades insisten en presentar la guerra anárquica contra el sistema de dominación como una “provocación” que busca desatar la represión. Pero la realidad nos enseña que la represión está aquí y ahora y se practica desde el poder de forma cotidiana ya sea de manera velada o de forma brutal.

El Estado continúa ejerciendo el monopolio de la violencia y solo está dispuesto a compartirlo con los grupos del llamado “crimen organizado” con quienes también comparten ADN, demostrando que no hay nada nuevo en su Cuarta Transformación. Como hemos dicho siempre: son los mismos perros misóginos ahora con el collar de color guinda. Finalmente la rabia antisistémica logró contagiar de furia a amplias fracciones del llamado “movimiento feminista”, tristemente dormidas hasta la tarde de ayer. Al fin han comprendido que el pacifismo es el cómplice más activo del poder patriarcal y la dominación.

Nosotras hemos expresado siempre que no somos feministas. SOMOS ANARQUISTAS y por eso luchamos contra el Patriarcado, no por el feminismo. Conocemos la ideología feminista y la vemos cotidianamente en “acción”, ocupando curules y puestos públicos, encaramándose sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos para propagar “la Patria feminista” como declaraba una senadora de MORENA, olvidando (consecuentemente) que la Patria es el territorio del Patriarca.

Ni Martha Lucia Michel ni Marta Lamas ni Marilú Razo ni ninguna de las feministas sistémicas (políticas, académicas y dialogueras) nos representan. Su reacción contra la violencia púrpura y negra, su amasiato con la Sheimbaum, solo refuerza su condición de oportunistas en busca de hueso, por eso le lamen las botas y le chupan los wevos a su presidente. La mejor muestra de su complicidad es el hashtag #ellas no nos representan, afirmando que con la violencia antisistémica empañamos “la defensa de los derechos de las mujeres”, promoviendo la pasividad cómplice e imponiendo la conducta políticamente correcta del “pueblo bueno”.

Nosotras no somos Pueblo. Ser “pueblo” es delegar nuestra realidad como mujeres, nuestra libertad y nuestra autonomía a Otro, es negar nuestra individualidad y nuestra esencia. SOMOS GUERRERAS ANÁRQUICAS EN LUCHA CONTRA EL PATRIARCADO.

Somos conscientes de que estamos en guerra y sabemos quienes son nuestrxs enemigxs. Sabemos a qué nos enfrentamos, como también conocemos quienes son lxs aliadxs del sistema y quienes nuestras cómplices.

Reconocemos lo que otras callan: la presencia en palacio nacional de un fascista misógino y sexista, pro-vida, ultraconservador y evangélico al que se ha aliado la izquierda en su constante oportunismo para “tomar el poder” a toda costa.

Por eso, nosotras no pedimos justicia a nuestros verdugos ni la destitución y el castigo de sus pinches cerdos violadores. Eso sería distinguir entre policías buenxs y policías malxs. Para nosotras el mejor policía es el que está muerto.

Nosotras no queremos diálogo, por eso no ponemos límites a la revuelta. Nuestros deseos de destrucción y nuestras ansias de libertad no se quedarán atorados en los atrapasueños: seremos su peor pesadilla!

Si algún día no volvemos a casa: No prendan velas, prendan barricadas!
¡Ni Dios, ni Estado, ni Amo, ni Marido!
¡El Estado-Capital, con AMLO o sin AMLO, patriarcado es lo que teje!
¡Destruyamos todo lo que nos domina y condiciona!
¡Solidaridad anárquica con todas las compañeras y compañeros presos alrededor del mundo!
¡Contra la civilización patriarcal!
¡Por el control de nuestras vidas!
¡Por la destrucción del género! ¡Por la tensión anárquica insurreccional!
¡Por la Anarquía!
¡Fuego a todo lo existente!

Féminas Brujas e Insurreccionalistas (F.B.I)
Ciudad de México, 17 de agosto 2019

Ahora, recogemos de Act For Freedom Now! y traducimos esta noticia, que elles tradujeron desde Sans Attendre Demain, quienes la elaboraron a partir de diferentes informaciones extraídas de la prensa burguesa. Aunque ni las declaraciones de la alcaldesa de Ciudad de Méjico sobre la suspensión de los maderos implicados en la violación (la misma alcaldesa que criminalizó las protestas y las acusó de ser “una provocación” y amenazó con perseguir a las mujeres mientras ponía excusas para retrasar todo lo posible una intervención contra sus queridos mercenarios) ni las cifras de feminicidios manejadas por la ONU (fuera de las cuales siempre quedarán todas las mujeres que no entran en su perfil ciudadano, y todas aquellas cuyos nombres nadie conoce) nos parecen información relevante, creemos que la crónica, como resumen de lo que ha estado ocurriendo, es interesante.

Contra la ideología pacifista-ciudadana, porque la no-violencia es patriarcal, ¡adelante los desbordes y la ira en las calles de Méjico y del mundo!

——————————————————-

“Maderos, cerdos, violadores”

El lunes, 12 de agosto de 2019, cientos de mujeres tomaron las calles para expresar su rabia contra la violencia patriarcal y sexista de la policía. Unos días antes, 4 cerdos uniformados violaron a una chica de 17 años en el coche patrulla en las calles de la provincia de Azcapotzalco. Este caso hace eco con otro, un poco más viejo, en el que una niña de 16 años fue violada por un agente de policía en el Museo Nacional Fotográfico en el centro de Ciudad de Méjico.

La sede de la Secretaría de Seguridad Pública fue el punto de encuentro de la manifestación. En la fachada del edificio estatal, se habían pintado graffitis como “somos malas, podemos ser peores”“maderos, cerdos, violadores” o “atacarnos a una de nosotras es atacarnos a todas”… Luego, la procesión salió a dar un paseo por las calles de la ciudad y cubrió los muros con una multitud de pintadas antipoliciales y anarcafeministas; las manifestantes se encontraron frente al edificio del Fiscal General en Ciudad de Méjico para ajustar cuentas. Una vez delante, las más decididas pintaron los muros tanto de fuera (“no necesitamos ser valientes, necesitamos ser libres”“maderos cerdos” o “policías corruptos”) como de dentro (en la insignia de la institución) y saquearon el mobiliario de la recepción. La fachada acristalada de la entrada también cayó hecha pedazos.

 El periódico mejicano “El Universal” informa del ataque sobre el edificio de la Procuraduría General de Justicia con estas palabras:

“La situación se volvió violenta cuando un grupo de supuestas anarquistas intentaron entrar a la oficina del fiscal público, y los guardias de seguridad inmediatamente cerraron las puertas de cristal. Sin embargo, dos mujeres jóvenes las rompieron con piedras y martillos.”

Las manifestantes también tiraron purpurina rosa al jefe de seguridad de la Ciudad de Méjico, Jesús Orta, mientras hacía una declaración a la prensa llamando a la calma y aseguraba a las manifestantes que el asunto sería sometido a una investigación.

Al día siguiente, el martes, la alcaldesa de Ciudad de Méjico, Claudia Scheinbaum, informó de que 6 agentes de policía habían sido suspendidos tras haber sido identificados como responsables por la presunta violación de la chica de 17 años.

La violencia contra las mujeres es un hecho cotidiano en Méjico. Según figuras de las Naciones Unidas, 9 mujeres son asesinadas cada día en este país.

https://www.youtube.com/watch?v=U8kZOddmRV0

Deja un comentario