Ecosocialismo

Ecosocialismo: ¿reformista o revolucionario, estatista o libertario?

featured image La idea de un “Nuevo Acuerdo Verde” se ha planteado en respuesta a la amenaza del clima y la catástrofe ecológica. Dos de estas propuestas se analizan aquí y se contraponen al programa de ecosocialismo libertario revolucionario.

Según los científicos del clima, la civilización industrial tiene como máximo una docena de años hasta que el calentamiento global es irreversible. Esto causará (y ya está causando) climas extremos, acelerando el exterminio de especies, sequías e inundaciones, pérdida de agua utilizable, vastas tormentas, aumento del nivel del mar que destruirá islas y ciudades costeras, furiosos incendios forestales, pérdida de cultivos y, En general, las condiciones ambientales en las que ni los humanos ni otros organismos evolucionaron para existir. Los resultados económicos, políticos y sociales serán horrorosos.

Los científicos escriben que los humanos tienen el conocimiento tecnológico para evitar los peores resultados. Pero esto requeriría enormes esfuerzos para reducir drásticamente la producción de gases de efecto invernadero que atrapan el calor. El reciente Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas escribe que esto “ requeriría transiciones rápidas y de gran alcance en energía, tierra, zonas urbanas e infraestructura (incluidos transporte y edificios) y sistemas industriales … sin precedentes en términos de escala. ”(Citado en Smith 2018) Al menos esto significa una rápida transición hacia el cierre de las industrias productoras de combustibles fósiles, dejando la mayor parte del petróleo, el carbón y el gas natural en el suelo y racionando lo que está disponible actualmente. Significa reemplazarlos con fuentes de energía renovables y de conservación. Significa cambios drásticos en las industrias que utilizan combustibles basados ​​en carbono, desde la construcción hasta la fabricación. Significa proporcionar trabajos y servicios alternativos para todos aquellos que quedaron sin trabajo por estos cambios.

A las advertencias de los científicos, ha habido rumores de preocupación por parte de algunos inversionistas financieros, empresarios (en industrias que no producen petróleo) y políticos locales. Pero en general, la respuesta de los políticos convencionales ha sido la de los negocios habituales. Las principales propuestas para limitar el cambio climático han sido colocar algún tipo de impuestos sobre las emisiones de carbono. Desde liberales a conservadores, esto ha sido alabado como una reforma “pro-mercado”. Pero, como Richard Smith (2018) ha explicado, estas son propuestas inadecuadas e incluso fraudulentas. Si el impuesto es demasiado bajo, no logra suprimir los combustibles fósiles lo suficiente como para ayudar al clima. Pero … ningún gobierno establecerá un precio lo suficientemente alto como para estimular reducciones realmente profundas en las emisiones de carbono porque todos entienden que esto obligaría a las empresas a cerrar sus negocios, despediría a los trabajadores y posiblemente precipitaría una recesión o algo peor.

En los Estados Unidos, uno de los dos partidos principales niega la evidencia científica como un “engaño”. Como si declarara, “Después de nosotros, el diluvio”, sus políticas han sido aumentar lo más posible la producción de emisiones de gases de efecto invernadero. Y otros ataques al medio ambiente. La otra parte acepta con palabras la realidad del calentamiento global, pero solo aboga por los pasos inadecuados y limitados para enfrentarlo. También ha promovido el aumento de la perforación, el fracking y la quema de combustibles de carbono. Estos republicanos, demócratas y sus patrocinadores corporativos son enemigos de la humanidad y la naturaleza , peores que los criminales de guerra.

En la izquierda, ha habido serios esfuerzos para asumir el desafío de los científicos. Varios ecosocialistas y otros radicales han abogado por un esfuerzo masivo para cambiar el camino de la sociedad industrial. A esto a veces se lo denomina ” New Deal Green “. Este enfoque se basa en el New Deal de FD Roosevelt de los Estados Unidos en la Gran Depresión. Sus defensores también suelen modelar sus programas de acuerdo con la movilización industrial de la Segunda Guerra Mundial que siguió al New Deal. (Para ejemplos, vea Aronoff 2018; Ocasio-Cortez 2018; Rugh 2018; Simpson 2018; Smith 2018; Wikipedia).

Es necesario que haya un esfuerzo social masivo para cambiar nuestro curso tecnológico actual. Se necesita una transformación drástica de la civilización industrial si estamos (en la frase de Richard Smith) para ” salvar a los humanos “, así como a nuestros compañeros animales y plantas. Nada menos que una revolución es necesaria. Sin embargo, creo que existen serios puntos débiles en este enfoque específico, sobre todo al modelarse sobre el New Deal y la movilización de la Segunda Guerra Mundial, que no fueron revoluciones, por muy románticas que fueran. Los defensores de un Nuevo Acuerdo Verde son casi todos reformistas, por lo que no me refiero a los defensores de las reformas, sino a aquellos que piensan que una serie de reformas será suficiente. Son socialistas estatales que se basan principalmente en el estado para intervenir en la economía e incluso para tomar el control; en la práctica este programa no crea socialismo sino capitalismo de estado.

Desde la perspectiva del socialismo anarquista revolucionario , la estrategia Green New Deal es problemática porque significa (1) un esfuerzo para modificar el capitalismo existente, no para combatirlo con el objetivo de derrocarlo. (2) Como se afirma a menudo, requiere trabajar a través del Partido Demócrata. (3) Se propone utilizar el estado nacional actual como instrumento de cambio. Finalmente (4), mientras los defensores hablan de movilización popular y democratización, su enfoque general es la centralización de arriba hacia abajo.

Planes de Ocasio-Cortez y Richard Smith.

Como miembro de los Socialistas Demócratas de América (DSA), Alexandria Ocasio-Cortez acaba de ser elegida a la Cámara de Representantes como demócrata insurgente de Queens, Nueva York. Con un grupo de co-pensadores, ella ha propuesto formalmente que la Cámara de Representantes establezca un Comité Selecto especial para un Nuevo Acuerdo Verde . (Ocasio-Cortez 2018) Este comité del Congreso elaboraría un plan para la transición de la .US a una economía “no ecológica” ecológica, aunque no tendría el poder de implementar ningún plan. Supuestamente esto se planteará en el Congreso de 2019.

El comité desarrollaría un “ Plan ” para alcanzar objetivos como “ energía nacional 100% proveniente de fuentes renovables ” en diez años, una red de energía “inteligente” nacional, la mejora de edificios residenciales e industriales para la conservación de energía, inversiones en la reducción de efecto invernadero. gases, y haciendo de la tecnología “verde” una gran exportación de los Estados Unidos. Un elemento central de su conjunto de objetivos es “ descarbonizar las industrias manufactureras, agrícolas y otras”. “Descarbonizar, reparar y mejorar el transporte y otras infraestructuras”. (Ocasio-Cortez 2018) Supuestamente, estos objetivos se implementarán de tal manera que Proporcionar buenos trabajos, servicios y prosperidad para todos.

Richard Smith es un escritor ecosocialista conocedor y perspicaz (de quien he aprendido mucho, a pesar de los desacuerdos). Tiene una reacción generalmente positiva a esta propuesta (Smith 2018). Describiéndose a sí mismo como ” un miembro orgulloso ” de la DSA, aprueba la idea de Ocasio-Cortez de un programa gubernamental masivo, basado en la movilización del New Deal y la Segunda Guerra Mundial, para contrarrestar la crisis climática. Sin embargo, plantea algunas preocupaciones importantes, especialmente en torno al objetivo clave de la ” descarbonización “.

Lo que no se dice es que la descarbonización se debe traducir en cierres y reducciones de empresas reales. ¿Cómo se descarboniza ExxonMobil o Chevron o Peabody Coal? Decarbonizarlos es arruinarlos. Además, lo mismo se aplica a muchos consumidores industriales intermedios … “. Lo que se requiere, concluye, es la toma gubernamental de estas industrias con el objetivo de cerrarlas o modificarlas drásticamente. Pero no se mencionan los cierres, las reducciones, las compras o la nacionalización.

Aún más que la necesidad de descarbonizar la industria (en los Estados Unidos e internacionalmente), es la necesidad de crear un sistema de producción equilibrado y ecológicamente sostenible. Quizás la mayor debilidad del Plan GND es que no se basa en un entendimiento fundamental de que una economía infinitamente en crecimiento ya no es posible en un planeta finito …, de la necesidad imperativa de un decrecimiento económico de muchas industrias o de la necesidad de abolir todas las industrias insostenibles de los pesticidas tóxicos a los desechables desechables para los fabricantes de armas ”. (Mi énfasis)

A diferencia de su compañero miembro de DSA (y político demócrata) Ocasio-Cortez, Smith plantea un programa que exige explícitamente al gobierno la toma de las empresas productoras de combustibles fósiles. (Señala: ” Otros también abogaron por la nacionalización para la eliminación gradual de los combustibles fósiles “.) También aboga por la nacionalización de las industrias que dependen de los combustibles fósiles: ” automóviles, aviación, petroquímicos, plásticos, construcción, manufactura, transporte marítimo, turismo, y así sucesivamente “. Estas nacionalizaciones serían parte de un plan para la eliminación gradual de los combustibles fósiles, la incorporación gradual de la energía renovable, el cierre de la producción de combustibles fósiles, el cierre o la modificación de las industrias que dependen de los combustibles fósiles y la creación de grandes gobiernos programas de empleo. Esto significa cambiar de una economía basada en el crecimiento cuantitativo, la acumulación y los beneficios, a uno de ” decrecimiento [y] desindustrialización sustancial “.

Este programa puede parecer revolucionario. Es difícil imaginar cómo podría hacerse esto dentro del marco de cualquier capitalismo … Nuestra crisis climática clama por algo así como una transición inmediata al ecosocialismo “.

Sin embargo, Smith se contradice a sí mismo; No presenta su perspectiva como un programa revolucionario. Si bien propone la socialización (en forma de nacionalización) de gran parte de la economía corporativa, no pide que se quite la riqueza y el poder de estos sectores principales de la clase capitalista. No pedimos expropiación. Proponemos una compra del gobierno a un valor razonable … Las compañías podrían aceptar una compra. “Habrá un” apoyo estatal garantizado para los inversionistas … “. Además,” tal vez sea concebible, tomando el reordenamiento industrial de la guerra de emergencia de FDR como un precedente, que el … plan … para la compra-nacionalización de combustibles fósiles … podría ser promulgado dentro de la Marco del capitalismo, aunque el resultado sería una economía mayoritariamente estatal. Roosevelt creó [a] el capitalismo dirigido por el estado … “

Si bien un enfoque revolucionario a menudo es ridiculizado como absurdo “utópico” y fantástico, este programa reformista es en sí mismo una fantasía. Imagina que la clase capitalista y sus políticos comprados y pagados, que han resistido durante décadas cualquier esfuerzo por limitar el calentamiento global, no lucharán contra este programa. Se supone que deben aceptar la pérdida de sus industrias, sus mansiones, su estatus social, sus aviones privados, sus medios de comunicación, su influencia política y el resto de su dominio sobre la sociedad, ¡por el bien del medio ambiente! Con toda probabilidad, para evitar esto, estimularían el racismo, la histeria sexual y el nacionalismo, subsidiarían a las pandillas fascistas, incitarían a un golpe militar, distorsionarían o intentarían cerrar las elecciones y prohibir las oposiciones. Todo lo cual se ha hecho repetidamente en el pasado, y se está haciendo parcialmente ahora (si aún se encuentra en una escala menor, hasta ahora).

En el caso (muy) improbable de que los capitalistas aceptaran este programa, todavía se quedarían con una gran riqueza de la compra, que utilizarían para luchar para recuperar su poder. E incluso en el caso (extremadamente improbable) de que las industrias puedan ser descarbonizadas con éxito a través de la compra-nacionalización, seguiría existiendo el problema básico (como Smith había señalado) del impulso esencial del capitalismo para expandir y acumular ganancias, que debe estar en conflicto con vida sostenible en la tierra.

Hay toda una historia de luchas de clases, de revoluciones y contrarrevoluciones, que han enseñado constantemente la lección de que no existe un “camino parlamentario al socialismo” pacífico-gradual-electoral, incluido el ecosocialismo. Los radicales deberían haber aprendido la lección más reciente de la fiesta de Syriza en Grecia.

¿Puede el estado salvarnos?

Un elemento central de la concepción de un New Deal Verde es la creencia de que el estado puede salvar a los humanos y la biosfera. Para Smith, “ Salvar el mundo requiere el tipo de planificación económica a gran escala que solo los gobiernos pueden hacer. “Hay” solo una solución inmediata: la intervención estatal … “. De manera similar, la propuesta de Ocasio-Cortez afirma:” No estamos diciendo que no haya un papel para las inversiones del sector privado; solo estamos diciendo que … el gobierno está en la mejor posición para ser el conductor principal “.

Lo que Smith, específicamente, está proponiendo es una forma de capitalismo de estado . Aboga por ” una economía de propiedad estatal en gran medida ” que puede estar ” dentro del marco del capitalismo, construyendo sobre la ” capitalización dirigida por el estado ” de Roosevelt pero avanzando. Existe una tradición radical que también abogó por la nacionalización de las grandes empresas y la creación. de obras públicas, pero siempre había vinculado la declaración a una demanda de control y gestión democrática de los trabajadores. Por ejemplo, el Programa de Transición de Trotsky afirma: ” Cuando la industria militar se ‘nacionaliza’, … el eslogan de control de los trabajadores conserva toda su fuerza. El proletariado tiene tan poca confianza en el gobierno de la burguesía como en un capitalista individual “. (Trotsky 1977; 131) La gestión de los trabajadores no es parte de la propuesta de Smith, ni de Ocasio-Cortez (y se ha retirado del programa de la mayoría de los trotskistas de hoy en día).

Por supuesto, Richard Smith es un demócrata socialista sincero y un opositor del totalitarismo estalinista desde hace mucho tiempo. Pero pide a este estado burgués de los Estados Unidos, el estado creado y dominado por el capitalismo y el imperialismo de los Estados Unidos, que se haga cargo de la economía y la administre. Este programa es el capitalismo de estado. Como resultado, la economía, incluso si se descarboniza, tendrá el impulso capitalista de acumular ganancias. Al igual que la Unión Soviética capitalista de estado, seguirá siendo inherentemente destructiva del equilibrio ecológico de la naturaleza humana.

Los socialistas estatales se centran en culpar a la economía de mercado de los males sociales, como el calentamiento global. Ellos ven al estado como una institución externa, neutral, que podría intervenir en la economía para resolver estos problemas. Si los capitalistas no proporcionan los puestos de trabajo, entonces es responsabilidad del gobierno hacerlo. Nosotros, el público votante, [haremos] afirmar nuestra propiedad del gobierno, no de las corporaciones. ”(Smith 2018) En otras palabras, el gobierno podría estar dominado por las corporaciones (usando su dinero), o podría estar dominado por la gente (usando sus votos). Supuestamente cualquiera de los dos es posible, en contradicción con la experiencia de dos siglos de lucha de clases.

El estado es una institución centralizada burocrática-militar socialmente alienada. Ha sido creado por (y crea) el capitalismo (y los sistemas de explotación anteriores) y sirve para defenderlo, y está totalmente involucrado en todos los males del capitalismo industrial. El cambio climático es otro efecto estatal que los gobiernos son incapaces de resolver … La infraestructura del transporte automotriz, la agricultura industrial y la generación de electricidad, que son responsables de la mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero, están construidas y reguladas por los estados (…). Las industrias responsables de destruir el planeta dependen de la regulación gubernamental, la protección policial y la financiación, y forman parte de un complejo económico que está íntimamente conectado con el gobierno … Continuar confiando en los estados como los solucionadores potenciales del cambio climático y la extinción masiva … [es ser] cómplice de la catástrofe “. (Gelderloss 2016; 241-2)

Los anarquistas y los marxistas radicales han estado de acuerdo en que el estado existente no puede utilizarse para defender sistemáticamente los intereses de los trabajadores y los oprimidos. A veces, bajo la presión de abajo, este estado puede dar algunos beneficios. De manera similar, la administración de una corporación puede aumentar los salarios de los trabajadores cuando se encuentra bajo la amenaza de una huelga. Pero ni el estado ni la administración corporativa están “de nuestro lado”. Ciertamente, los revolucionarios pueden presionar al estado para que realice reformas de la misma manera que los trabajadores pueden hacer huelga para obligar a los patrones a aumentar sus salarios. Pero estos esfuerzos, ganen o pierdan, no cambian el poder institucional del capital, en las corporaciones o en el estado.

Por lo tanto, los anarquistas y los marxistas radicales han abogado por derribar y desmantelar el estado y reemplazarlo con instituciones alternativas. En una introducción al Manifiesto comunista, Engels modifica sus puntos de vista originales citando a Marx, escribiendo: ” Una cosa fue especialmente probada por la Comuna [de París de 1871], es decir, que” la clase trabajadora no puede simplemente apoderarse de los hechos ” maquinaria estatal, y utilizarla para sus propios fines “ .” (Marx & Engels 1955; 6) Que es exactamente lo que Ocasio-Cortez, Smith y otros proponen hacer.

Los anarquistas y otros socialistas libertarios abogan por reemplazar el estado con federaciones de consejos laborales, asambleas de vecinos y asociaciones voluntarias, defendidas por un pueblo armado (milicias), siempre que sea necesario. Abogan por la socialización de la economía, no por la propiedad estatal, sino por el reemplazo del capitalismo con redes de industrias democráticamente autogestionadas, cooperativas de consumidores y municipios colectivizados. Esperan que los trabajadores modifiquen la tecnología productiva, de manera que se elimine la división entre el trabajo mental y el manual y se cree una sociedad ecológicamente sostenible.

Ocasio-Cortez y otros miembros de DSA confían en el Partido Demócrata para implementar su Green New Deal, un plan que, en opinión de Smith, debería llevar a la nacionalización de gran parte de la economía. Sin embargo, los demócratas están comprometidos a administrar una economía tradicional, capitalista privada. La mayoría de los demócratas … reconocen que el calentamiento global es real, pero no han tomado medidas significativas para abordar la escala apocalíptica del problema … Los Demócratas siempre han actuado de manera equilibrada entre los intereses de los donantes de sus campañas corporativas y los de los intermediarios y trabajadores del partido. -clase base … Se han alineado cada vez más con los celosos intereses de sus partidarios de élite. Los líderes de los partidos han adoptado un enfoque neoliberal, amigable con los negocios, al cambio climático, tal como lo han hecho casi todo lo demás. ”(Rugh 2018) Para una descripción de las acciones de los demócratas que destruyen el clima cuando están en el cargo, vea Dansereau (2018).

(Los miembros del Partido Verde también han abogado por un “Nuevo Acuerdo Verde” por algún tiempo. [Wikipedia] No estoy revisando su versión de la GND en este momento. Los Verdes rechazan al Partido Demócrata, por buenas razones, y afirman ser para una sociedad descentralizada. Pero todavía aceptan una estrategia electoralista-pacífica-reformista. Esperan tomar el control del estado haciendo que su partido sea elegido, y luego usar el poder del estado nacional para transformar el capitalismo mediante la realización de un Nuevo Acuerdo Verde. .)

Descentralización y federalismo.

Richard Smith es para la democracia y la planificación democrática. Propone ” juntas de planificación a nivel local, regional, nacional e internacional “. Sin embargo, su plan, como el de Ocasio-Cortez, es claramente un enfoque de arriba hacia abajo y centralizado. Otros expertos en regeneración ecológica (que no son anarquistas) han visto las cosas desde una perspectiva más descentralizada.

Por ejemplo, Bill McKibben ha sido durante mucho tiempo un líder del movimiento por la justicia climática. Su principal solución al cambio climático es la descentralización: “ más economías locales, líneas de suministro más cortas y menor crecimiento ”. (McKibben 2007; 180) “… El desarrollo … debería mirar a lo local mucho más que a lo global. Debería concentrarse en crear y mantener comunidades fuertes … “(197)” … El mayor sentido de comunidad y mayor habilidad para la toma de decisiones democráticas que implica una economía más local no solo aumentará nuestros niveles de satisfacción con nuestras vidas, sino que También aumentan nuestras posibilidades de supervivencia … “(231)

Naomi Klein declara: “ Existe un papel claro y esencial para los planes y políticas nacionales… .Pero… la implementación real de muchos de estos planes [debería] ser lo más descentralizada posible. Las comunidades deben recibir nuevas herramientas y poderes … Las cooperativas operadas por trabajadores tienen la capacidad de desempeñar un papel fundamental en una transformación industrial … Los vecindarios [deben ser] planificados democráticamente por sus residentes … La agricultura … también puede convertirse en un sector ampliado de autosuficiencia descentralizada y reducción de la pobreza “. (Klein, 2014; 133-134)

El marxista Fred Magdoff (profesor de ciencias de las plantas y los suelos) escribió: ” Cada comunidad y región debe esforzarse, dentro de lo razonable, por ser lo más autosuficiente posible con respecto a las necesidades básicas, como el agua, la energía y los alimentos”. , y vivienda. Esto no es un llamado a la autosuficiencia absoluta, sino a un intento de … disminuir la necesidad de transporte de larga distancia … la energía … [debe ser] utilizada cerca de donde se produjo … en fincas más pequeñas … para producir altos rendimientos por hectárea … Se alentará a las personas a vivir cerca de donde trabajan … “(Magdoff, 2014; 30-31) Además,” los lugares de trabajo (incluidas las fincas) serán controlados y administrados por los trabajadores y comunidades en las que se basan. ”(29)

Compare con los puntos de vista del ecologista anarquista y social Murray Bookchin: “Las entidades cívicas pueden“ municipalizar ”sus industrias, servicios públicos y la tierra circundante con la misma eficacia que cualquier estado socialista … Una empresa administrada por un municipio sería una empresa controlada por ciudadanos y trabajadores, destinada a servir a las necesidades humanas y ecológicas … [Habría] el reemplazo del estado nacional por la confederación municipal. ”(Bookchin 1986; 160) La toma de control de la industria petrolera podría ser un asunto nacional e internacional, administrado a través de la confederación, mientras que el uso de energía renovable se implementaría principalmente en las comunas locales.

En resumen, la riqueza y el poder de los capitalistas deberían ser arrebatados (expropiados) por la autoorganización de la clase obrera y sus aliados. El capitalismo debe ser reemplazado por una sociedad que sea descentralizada y cooperativa, que produzca para su uso en lugar de ganancias, se autogestione democráticamente en el lugar de trabajo y en la comunidad, y se federe desde el nivel local hasta el nivel nacional e internacional. Debe haber tanta descentralización como sea razonablemente posible y tan poca centralización como sea absolutamente necesaria. Es necesario que exista una coordinación económica general a nivel nacional, continental y mundial por parte de las federaciones de industrias y comunidades autónomas, pero no por los estados capitalistas burocráticos y militares. Esto es ecoocialismo en forma de eco-anarquismo.

Pero seamos realistas….

Los que apoyan el Green New Deal lo ven como una propuesta realista para movilizar a las personas y cambiar la ecología. Consideran que un programa de ecosocialismo libertario revolucionario no es realista, no es un punto de partida por el breve tiempo que queda para salvar al mundo. Debemos actuar con rapidez, dicen, con las propuestas que la mayoría de las personas pueden aceptar, pidiendo al estado que se haga cargo.

Este es, en sí mismo, un ejemplo de lo que C. Wright Mills denominó “realismo descontrolado”. La idea de que el Partido Demócrata respaldaría un plan para la próxima sesión del Congreso para desarrollar un programa para rehacer el capitalismo estadounidense, tal vez nacionalizando gran parte de la economía, y luego, hazlo pasar por el Congreso, es, digamos, no es probable. Con el debido respeto hacia sus defensores (con quienes comparto valores), son como el borracho que busca las llaves perdidas debajo de la farola, porque allí es donde hay luz, aunque las llaves seguramente estarán en otro lugar.

Smith se refiere a la ” descarbonización ” como ” una demanda de transición auto-radicalizada “. Espera que ” una campaña vigorosa para este Plan muestre por qué el capitalismo no puede resolver la peor crisis que jamás haya creado y alentar las demandas de … que el gobierno planee suprimir las emisiones … Con una … movilización monumental en torno a este Nuevo Acuerdo Verde … podemos descarrilar el impulso capitalista al colapso ecológico y construir una civilización ecosocialista … “.

En otras palabras, él está a favor de la construcción de un movimiento de masas para el Nuevo Acuerdo Verde de Ocasio-Cortez (que él considera inadecuado según lo propuesto), y / o su plan más radical (nacionalización basada en la compra de los capitalistas). Espera que la gente tome conciencia de los límites de cualquier pro capitalismo, porque la ” campaña mostrará por qué el capitalismo no puede resolver la crisis “. Sin embargo, no se propone decirle a la clase trabajadora y al resto de la población que un profesional El plano capitalista ” no puede resolver la crisis “. En cambio, aboga por un plan que es una expansión del ” capitalismo dirigido por el estado ” de Roosevelt . “Aparentemente, espera que la gente llegue a la conclusión de que” el capitalismo no puede resolver la crisis “por sí mismos, o quizás con alguna ayuda del reformista, socialista estatal, socialista demócrata que apoya al Partido Demócrata. Un resultado ecosocialista es mucho más probable si ya hay radicales que dicen la verdad sobre el capitalismo, desde el principio, incluso si es, hasta ahora, impopular hacerlo.

Los revolucionarios han sostenido durante mucho tiempo que incluso es más probable que se ganen reformas cuando los gobernantes temen un movimiento militante, agresivo y revolucionario, o al menos un ala revolucionaria de un movimiento más amplio. Las “reformas” en este caso serían pasos para frenar y mitigar los efectos del calentamiento global debido a la industria capitalista, incluso utilizando el estado capitalista. Tales reformas no pueden ser ganadas por un movimiento ambiental que trata de ser “razonable” y “respetable”, especialmente si tiene una izquierda radical que ofrece comprar grandes empresas y permanecer dentro del marco del capitalismo.

No podemos decir lo que es razonable esperar. La conciencia popular de hoy no es lo que será mañana . Las crisis del clima y el medio ambiente cambiarán eso. La crisis climática interactuará con la crisis económica que se avecina y con la continua agitación sobre la raza, la inmigración, el género y la orientación sexual. Sin mencionar las guerras interminables. Con tales cambios en la vida de los trabajadores y jóvenes, puede haber una apertura para un programa revolucionario de ecosocialista anarquista. Si esto se desarrollará en el tiempo no se puede saber. Pero no debemos renunciar a la historia.

En conclusión, los ecosocialistas libertarios revolucionarios deben apoyar todas las luchas sinceras por las reformas, incluidas aquellas que defienden la acción estatal, y participar en estos movimientos. Pero siempre deben señalar las limitaciones y los peligros de estos programas. siempre deben plantear el objetivo de una federación descentralizada de instituciones autogestionadas como la única sociedad capaz de armonía y libertad ecológicas.

El problema no es solo si el capitalismo es compatible con el equilibrio ecológico y el cambio climático final. La pregunta también es sobre la naturaleza del estado y si el estado es compatible con evitar una catástrofe ecológica. Estos problemas deben determinar nuestra actitud hacia las propuestas para un Nuevo Acuerdo Verde.


Referencias

Todos, Max (2018). “Más allá del nuevo trato verde”. El ferrocarril de Brooklyn. (11/1/18).
https://brooklynrail.org/2018/11/field-notes/Beyond-the…-Deal

Aronoff, Kate (2018). “Un mandato para el liderazgo de la izquierda”. La Nación (31/12/18). Páginas. 18—20, 26.

Bookchin, Murray (1986). La crisis moderna . Philadelphia PA: New Society Publishers.

Dansereau, Carol (2018). “El clima y la ola azul infernal: conversaciones directas sobre salvar a la humanidad”. Cambio de sistema, no cambio climático . (De Counterpunch ll / 13/18.)
https://systemchangenotclimatechange.org/article/climat…anity

Gelderloos, Peter (2016). El poder de adoración: una visión anarquista de los primeros
Formación del Estado. Chico CA: AK Press.

Klein, Naomi (2014). Esto lo cambia todo: el capitalismo contra el clima . NY: Simon & Schuster.

Magdoff, Fred (septiembre de 2014). “Construyendo una sociedad ecológicamente sana y socialmente justa”. Revisión mensual (v. 66; no. 4). Páginas. 23—34.

Marx, Karl y Engels, Friedrich (1955). El Manifiesto Comunista . Northbrook IL: Publicación AHM.

McKibben, Bill (2007). Economía profunda: la riqueza de las comunidades y el futuro duradero. Nueva York: Henry Holt / Times Books.

Ocasio-Cortez, Alejandría (2018). “Comité Selecto para un Nuevo Acuerdo Verde: Proyecto de Texto para el Anexo Propuesto a las Reglas de la Cámara de Representantes para el 116º Congreso de los Estados Unidos”
https://ocasio2018.com/green-new-deal

Rugh, Peter (2018). “Preparándonos para un nuevo trato ecológico”. El indipendiente . Cuestión 242.
https://indypendent.org/2018/12/gearing-up-for-a-green-…deal/

Simpson, Adam (2018). “El nuevo acuerdo ecológico y el cambio a una nueva economía” El siguiente podcast del sistema.
https://thenextsystem.org/learn/stories/green-new-deal-…onomy

Smith, Richard (2018). “Un camino ecosistémico para limitar el aumento de la temperatura global a 1.5 [grados] C” Cambio de sistema, no cambio climático. (Una versión abreviada de un documento que aparecerá en 3/1/19 Real-World Economics Review .)
https://systemchangenotclimatechange.org/article/ecosoc…se-15 ° c

Trotsky, leon (1977). El programa de transición para la revolución socialista . NY: Pathfinder Press.

Wikipedia, (sin fecha). “Green Deal”.
https://en.wikipedia.org/wiki/Green_New_Deal

* escrito para www.Anarkismo.net

Extraido de: Anarkismo.net

Traducido por Algrano con ayuda de programas traductores con la idea de aproximar el texto a una lectura en castellano, aunque es posible que no sea totalmente acertada la traducción del texto.

Etiquetas: Sin etiquetas

Deja un comentario