20181223-20180717-20180301-makerojavagreenagain8f6ff6-image0928d0-image55c693-image

Comuna Internacionalista de Rojava

La Comuna Internacionalista de Rojava emitió una declaración llamando a todas las fuerzas democráticas a defender la Federación Democrática del Noreste de Siria.

 

La declaración y el llamado a la acción de la Comuna Internacionalista de Rojava dice lo siguiente:

“Menos de un año después del comienzo de la criminal guerra de agresión contra el cantón de Afrin, el pueblo del noreste de Siria se enfrenta de nuevo a la agresión del Estado fascista de Turquía y sus aliados islamistas. Las amenazas del dictador turco Recep Tayyip Erdogan no son palabras vacías, no son sólo propaganda electoral y no son meras provocaciones. Con los ataques al campo de refugiados de Makhmur y a varias aldeas de Shengal el 13 de diciembre, lo ha vuelto a dejar claro. De hecho, son la última expresión de las aspiraciones expansionistas neo-otomanas del régimen del AKP-MHP, y el anuncio abierto de una guerra asesina de exterminio contra la revolución en el noreste de Siria y en todo el Medio Oriente.

Desde el comienzo de la revolución, el Estado turco, el régimen sirio, las potencias imperialistas con los EE.UU. y Rusia a la cabeza, han hecho todo lo posible para cortar de raíz esta revolución. Pero ni las bandas islamistas de asesinos, que estén bajo la bandera de Al-Nusra, el llamada FSA o la bandera negra del Estado islámico, ni el embargo, la reclusión, el aislamiento y la guerra abierta de agresión fueron capaces de romper la valiente resistencia de la población.

En los últimos seis años de esta lucha, los pueblos del nordeste de Siria, bajo los mayores sacrificios y esfuerzos, han dado prueba de su dedicación a una vida en libertad frente a la opinión pública mundial. La liberación de al-Raqqa por las fuerzas democráticas sirias y, con ello, el día a día que se acerca a la destrucción completa del califato, marca el inicio de una nueva fase estratégica en Siria y en toda la región. Con la destrucción del reino del terror del Estado islámico, la alianza táctico-militar de conveniencia entre las Fuerzas de Defensa del nordeste de Siria y las potencias imperialistas bajo la bandera de la Coalición Internacional pierde cada vez más importancia.

Cuántas contradicciones puedan existir entre las potencias hegemónicas regionales e internacionales, todas coinciden en un punto: La revolución en el nordeste de Siria, su estructura administrativa democrática de consejos, el establecimiento de un sector público ecológico-comunal y el principal motor de la revolución, la liberación de las mujeres de las cadenas milenarias de un sistema patriarcal de gobierno, constituye la mayor amenaza para sus intereses hegemónicos y necesita ser aniquilada. En los últimos años, la revolución en Rojava y en el noreste de Siria se ha convertido en una fuente inigualable de esperanza para todos aquellos que buscan una vida más allá del estado, el capital y el patriarcado. Es un faro que puede mostrar a los oprimidos y explotados de esta Tierra la salida de la oscuridad de la modernidad capitalista, y ha demostrado de una vez por todas que el “fin de la historia” proclamado por los poderosos no es más que una mera mentira. Es el ejemplo viviente de que aún hoy, en el siglo XXI, otro mundo es posible.

La guerra de agresión contra Afrin, el apoyo internacional a las masacres contra la población civil, las bombas de la OTAN que caen sobre nuestros amigos, los tanques leopard alemanes, bajo cuyas huellas se suponía que se aplastaría nuestra esperanza, fueron la primera expresión clara del nuevo frente imperialista contra la revolución en Oriente Próximo, y un presagio de lo que podemos esperar. La gente aquí en el lugar, como nosotros mismos, ha aprendido de Afrin: No confiar en nada más que en nuestra propia fuerza. No damos la menor credibilidad a las declaraciones de las fuerzas internacionales y tampoco apelaremos a nadie. Hemos conocido ampliamente a amigos y enemigos y sabemos que nuestros únicos aliados en esta lucha pueden ser las fuerzas democráticas y revolucionarias internacionales, todos los que sueñan con un mundo diferente y con los que luchamos por un futuro libre.

Llamamos a todos a prepararse para una nueva fase de resistencia, acción y lucha colaborativa. Todos aquellos que estuvieron en las calles para la defensa de Afrin el año pasado, que se organizaron en los numerosos comités de solidaridad, que hicieron del Día Mundial de Afrin en una expresión de la solidaridad mundial y que temían con nosotros por cada metro, por cada calle de Kobanê.

Todos aquellos en Europa y en el mundo entero, que declararon explícitamente su enfado y su odio hacia los enemigos de la humanidad, los belicistas y los partidarios del fascismo turco.

Nuestro mensaje era y es inequívoco: si la guerra contra la revolución es internacional, entonces nuestra resistencia también lo es. Demostremos juntos, que esta revolución es la lucha de todos nosotros, que Rojava es nuestra esperanza y perspectiva y que defenderemos juntos nuestro futuro.

Que los ataques tengan lugar en esta fase no es una coincidencia. El sistema capitalista internacional actúa hoy en día desde una posición de debilidad. La crisis estructural de la civilización estatista ya no puede ser encubierta y cada día son más las personas que empiezan a despertar y a luchar contra este sistema opresivo. Lo vemos en las calles de Francia, en la protesta contra la cumbre del G20 en Buenos Aires, en la Huelga de Mujeres, en la #NiUnaMenos y en las protestas en el Bosque de Hambach. Las potencias del viejo orden intentan mantenerse vivas con el estado de emergencia, el terrorismo de estado y el fascismo abierto, pero sus días están contados si nos organizamos y tomamos posición contra los ataques a nuestras vidas juntos. Aprovechemos la fuerza que sacamos de la revolución e intensifiquemos nuestra lucha. Si reconocemos nuestro poder conjunto, seremos capaces de arrojar este sistema al montón de estiércol de la historia de una vez por todas. Contra la ofensiva de la modernidad capitalista es vital organizar la defensa y el levantamiento de la modernidad democrática en todas partes.

Para nosotros, como Comuna Internacionalista en Rojava, también hoy comienza una nueva fase. Nos reunimos en Rojava para apoyar las estructuras civiles de esta revolución, para aprender y entender e impulsar la construcción hacia adelante. En cuanto a la población de Rojava esta guerra se nos impone. Pero si el enemigo no nos deja otra opción, entonces no nos quedaremos al margen, sino que contribuiremos con todas nuestras fuerzas y habilidades a la preparación de la resistencia y la defensa de la sociedad y la revolución. Haremos todo lo necesario para contribuir a esta resistencia. Estaremos al lado de la población contra el ataque fascista. Puede que hayamos venido de las más diversas partes de esta Tierra con diversas nociones y obras, pero esta tierra también se ha convertido en nuestro hogar durante los últimos años. Con este espíritu, nosotros también participaremos en la movilización social general del autogobierno en el nordeste de Siria, que comenzó el 12 de diciembre.

Tú también estás al lado de la revolución, levantas la voz, sales a las calles juntos, te unes a los comités de solidaridad y a los grupos de resistencia existentes y encuentras otros más.

Iniciar acciones de desobediencia civil para concienciar sobre la situación de la Rojava y enviar una clara señal de solidaridad”.

 

Fuente: https://anfespanol.com

Etiquetas: Sin etiquetas

Deja un comentario