operacionred2

“Operación Red” contra anarquistas y antifascistas en Rusia

En el período previo a las elecciones presidenciales y la Copa Mundial de la FIFA, las represiones contra los antifascistas y anarquistas comenzaron en Rusia. En el otoño de 2017, 6 personas fueron arrestadas en Penza; Varios de ellos tenían armas y explosivos plantados por los agentes del Estado Ruso. Los oficiales del FSB luego torturaron a los detenidos en el centro de detención: aplicando electricidad a las distintas partes de los cuerpos desnudos de los activistas, los golpearon y los colgaron boca abajo. Mientras los torturaban, los agentes hicieron que los activistas aprendieran de memoria la historia que necesitaba el FSB: se suponía que debían confesar que habían fundado y que pertenecían a una organización terrorista llamada “La Red”. A fines de enero de 2018, dos antifascistas más fueron arrestados en San Petersburgo. Ellos también fueron golpeados, torturados con electricidad y obligados a incriminarse al confirmar que eran miembros de la “Red”.

Penza. Las Detenciones:

En octubre y noviembre del 2017, cinco antifascistas fueron arrestados en Penza.

Egor Zorin, un estudiante de la Universidad Estatal de Penza, nunca regresó a casa el 18 de octubre y sus amigos comenzaron a preocuparse. Más tarde resultó que los agentes del FSB lo tenían. Aparentemente, fue su testimonio el que se utilizó como base formal para iniciar el caso de la “organización terrorista” antifascista. Es muy probable que Zorin haya sido brutalmente torturado igual que el resto de los detenidos. Sin embargo, desde entonces no ha contactado con sus amigos o periodistas. Según la información disponible, Zorin se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario. Todos los demás acusados ​​en el caso están recluidos en centros de detención preventiva.

El 19 de octubre, Ilya Shakurskiy, un destacado activista local y compañero de clase de Zorin en la universidad, comenzó a buscarlo con un grupo de amigos. No encontró rastro de Zorin y se fue a casa. Tan pronto como bajó de su autobús, lo derribaron y, en un par de segundos, los oficiales del FSB lo empujaron dentro de un automóvil. Golpearon a Shakurskiy y lo jalaron del pelo para forzarlo a entregar su contraseña del teléfono. Terminó diciéndoles la contraseña.

20 minutos después, el antifascista fue llevado a un edificio donde lo esperaban más agentes de la FSB. Le dijeron a Shakurskiy que era sospechoso de organizar un grupo terrorista. Cuando el activista negó las acusaciones, fue golpeado en la cabeza y en la espalda, amenazándolo con una violación y una cadena perpetua. Todo el tiempo podía oír a alguien gritar a su lado. En algún momento, un hombre enmascarado entró con una bufanda ensangrentada en sus manos. Uno de los oficiales del FSB mencionó el nombre: “Kuksov”.

Vasiliy Kuksov también fue detenido el 19 de octubre, probablemente casi al mismo tiempo que Shakurskiy. La esposa de Kuksov, Elena, regresó del trabajo a una casa vacía y llamó a su esposo desde su teléfono celular. Podía escuchar la señal de llamada, pero nadie respondió. Después de un par de horas escuchó a alguien abrir la puerta con una llave. Diez agentes del FSB se pararon frente a ella. Uno de ellos sostenía a Vasiliy por encima del cuello. El antifascista apenas podía mantenerse en pie, tenía la nariz muy magulladas, los pantalones y la chaqueta desgarrados y ensangrentados. Los agentes del FSB buscaron rápidamente en el apartamento y fueron a buscar el auto de Kuksov.

Le dijeron a Kuksov que abriera la puerta del auto. Se dio cuenta enseguida de que la cerradura de la puerta del auto estaba rota y lo dijo fuertemente. Cuando los agentes del FSB sacaron una pistola del automóvil, quedó claro quién había roto la cerradura y por qué: los agentes habían colocado allí previamente la pistola. Después de esto, Kuksov fue llevado, probablemente a una oficina de la FSB, donde comenzaron a golpearlo. Fueron sus gritos los que Shakurskiy escuchó en la habitación contigua.

Dmitriy Pchelintsev salió de su casa para recoger a su abuela y fue arrestado el 27 de octubre. Cuatro agentes del FSB lo atacaron con su auto, lo golpearon, lo tiraron al suelo y se llevaron la llave de su apartamento.

Abrieron la puerta e irrumpieron en su departamento. Durante la búsqueda dieron vuelta todo. Tomaron teléfonos móviles, todos los dispositivos de almacenamiento de datos, dos rifles de caza y dos pistolas no letales. Todas las armas habían sido registradas oficialmente por Pchelintsev que trabajaba como instructor de artillería.

Después de la búsqueda, los agentes bajaron al coche de Pchelintsev, que durante mucho tiempo no tenía alarma y tomaron dos granadas desde debajo de un asiento. No habría sido ningún problema para ellos plantar granadas en un automóvil desprotegido.

Al principio, Dmitriy Pchelintsev no fue golpeado, a pesar de que se negó a incriminarse. Al día siguiente, fue arrestado como miembro de una “organización terrorista”. El mismo día, su esposa Angelina fue llamada al FSB, supuestamente para presenciar el interrogatorio de su marido. En la oficina, dos oficiales se reunieron con ella, uno de ellos tocándola de manera significativa con un punzón en la mano. Otro mencionó que “necesitaban dispararle a alguien en la pierna” para hacer que Pchelintsev confesara.

A principios de noviembre de 2017, Andrey Chernov fue arrestado en Penza y Arman Sagynbaev casi al mismo tiempo en San Petersburgo. Este último fue posteriormente llevado a Penza. Sus compañeros aún no tienen información sobre las circunstancias de sus arrestos. Sagynbaev, que tiene varias costillas rotas, rechaza todo contacto con sus compañeros, periodistas y activistas de derechos humanos; habiendo conocido a Pchelintsev por casualidad, le pidió perdón por haber incriminado a Pchelintsev y a otros bajo tortura. No tenemos prácticamente actualizaciones en Chernov.

Penza. Las Torturas:

Lo más probable es que todos los activistas arrestados fueron torturados, pero solo dos de ellos han elegido hablar de ello abiertamente y en detalle: Ilya Shakurskiy y Dmitriy Pchelintsev. Lo que les sucedió solo se conoció en enero del 2018, porque antes de eso sus familias temían que la divulgación pública pudiera empeorar su situación.

Shakurskiy ha contado varias veces que fue llevado por agentes de la FSB que lo golpearon, ya que requiere que firme la confesión de ser miembro de una “organización terrorista” creada por los agentes. No solo escuchó a Kuksov gritar allí, sino que también se encontró con su compañero y vio sangre en su rostro. Shakurskiy se negó a confesar lo que nunca hizo durante mucho tiempo. Entonces, un día, lo sacaron de su celda en el centro de detención y lo llevaron a una bodega.

“Después de un rato, entraron tres hombres enmascarados. Me dijeron que me pusiera de cara a la pared y que me quitara la chaqueta. Un pensamiento cruzó mi mente en ese momento: “Me van a matar”. Me dijeron que me sentara en un banco sin levantar la cabeza. Me ataron las manos, me vendaron los ojos y me amordazaron. Pensé que iban a hacerme tocar algo para obtener mis huellas dactilares en algún objeto. Pero luego ataron cables a mis dedos gordos. Sentí la primera descarga eléctrica y no pude evitar gritar y retorcerme. Lo hicieron una y otra vez hasta que prometí decir lo que me decían. Desde entonces olvidé la palabra no y dije todo lo que me dijeron los agentes “, dijo después Shakurskiy. Firmó todo lo que le dieron los agentes del FSB.

Dmitriy Pchelintsev dijo que el 28 de octubre, inmediatamente después de que la corte dictaminara sobre su arresto, fue llevado a la bodega del centro de detención. Siete oficiales del FSB enmascarados entraron tras él y le ordenaron que se desnudara. Le ataron las manos, le ataron los pies a un banco y lo amordazaron.

Un operativo de FSB con guantes médicos blancos sacó un generador y lo puso sobre la mesa. Tomó un cortador de cajas y quitó los dos cables que salían del dispositivo con movimientos bien practicados. Le dijo a Pchelintsev que sacara el dedo gordo del pie, le conectaron los cables desnudos y giraron la manija del generador. La corriente pasó por el cuerpo de Pchelintsev. Sintió un dolor terrible, comenzó a gritar, sacudirse y golpearse la cabeza contra la pared. Los agentes tomaron la precaución de poner su chaqueta entre su cuerpo y la pared para evitar que se rompiera el cráneo. Durante las torturas, uno de ellos se paró junto a Pchelintsev y observó su pulso. Tomaron 10 segundos para someterlo a la primera descarga. A él le parecía una eternidad.

Después de la primera descarga eléctrica, uno de los oficiales le dijo a Pchelintsev que tenía que olvidar las palabras “no”, “No recuerdo”, “No sé”. Después de eso, lo amordazaron nuevamente y lo sometieron a descargas eléctricas cuatro veces más. El dolor era tan terrible que los dientes de Pchelintsev se derrumbaron cuando apretaba la mandíbula. El frenillo de su lengua se rasgó, su boca estaba llena de sangre. Los agentes lo amordazaron con un calcetín.


«Cuando me torturaron con electricidad, mi boca estaba llena de dientes desmenuzados porque había apretado tanto mi mandíbula por el dolor, y el frenillo de mi lengua se rompió, mi boca se llenó de sangre y, en algún momento, uno de los torturadores me coloca un calcetín en la boca “. Dmitriy Pchelintsev


“Luego me tiraron al suelo y, como uno de mis pies estaba atado al pie del banco, me caí, me lastimé las rodillas y sangré profusamente. Me bajaron los pantalones, yacía con el vientre en el suelo, intentaron aplicar los cables a mis genitales. Grité y les pedí que dejaran de lastimarme. Repetían: “Tú eres el líder”. Para que detuvieran las torturas, respondí: “Sí, yo soy el líder”. “Has estado planeando ataques terroristas”. Le dije: “Sí, nosotros”. “He estado planeando ataques terroristas”. El que había revisado el pulso en mi cuello me puso su pasamontañas para que no los viera. En algún momento me desmayé por un tiempo. <…> Después de que se fueron, un oficial de detención entró y me dijo que me vistiera, me llevó de vuelta a mi celda “, dijo Pchelintsev a su abogado.

Al día siguiente, para detener las torturas, Pchelintsev rompió la cisterna del inodoro y se cortó el codo y el cuello. Los guardias de “cuidado” le dieron primeros auxilios.

Pchelintsev fue torturado en el centro de detención durante más de un mes y, a veces, escuchó el grito de Arman Sagynbaev. Los gritos le dejaron en claro que Sagynbaev también estaba siendo torturado. Pchelintsev todavía estaba sujeto a corriente eléctrica, a veces colgado boca abajo o le daban pastillas e inyecciones desconocidas. Escribió a su esposa Angelina que era “peor que la muerte”. Pchelintsev y su abogado informaron a los periodistas sobre las torturas y presentaron una solicitud en el Comité de Investigación. Unos días más tarde, los agentes del FSB torturaron a Pchelintsev de nuevo y lo obligaron a retractarse.

Acusaciones del F.S.B contra los Antifascistas:

Debido a estos métodos, cinco de los seis activistas arrestados en Penza se declararon culpables. Kuksov es el único que aparentemente se niega a testificar.

Parece que los motivos para que el FSB fabrique un caso de “organización terrorista” contra los activistas fue el hecho de que todos ellos jugaron airsoft. Se entrenaron juntos en el bosque, aprendieron cómo proporcionar primeros auxilios y sobrevivir en la naturaleza. Sin embargo, no todos los arrestados eran realmente amigos (Pchelintsev y Shakurskiy, por ejemplo, habían tenido un conflicto personal por mucho tiempo e incluso jugaban en diferentes equipos de airsoft: uno de ellos se llamaba Sunrise (Voskhod), el otro 5.11 (marca de una ropa deportiva al aire libre). En la versión del FSB, los nombres de los equipos se convirtieron en nombresclave para las “células” de una supuesta “organización terrorista” llamada “La Red”. Según el FSB, también tenían células en Moscú, San Petersburgo y Bielorrusia.

El FSB afirma que los antifascistas se entrenaron para organizar explosiones durante las elecciones presidenciales rusas y la Copa Mundial de Fútbol, ​​para desestabilizar la situación en el país y “agitar a las masas”. Se suponía que sus objetivos eran los cuarteles del partido Rusia Unida, las oficinas de correos y de los oficiales de policía. Todos los arrestados fueron posteriormente acusados ​​según el art. 205.4 Parte 2 del Código Penal ruso (participación en una organización terrorista).

San Petersbuergo. Las declaraciones y las torturas:

Sagynbaev, quien fue arrestado en San Petersburgo, conocía a varios activistas allí. Bajo tortura en Penza, probablemente se vio obligado a incriminar a sus compañeros de San Petersburgo. Igor Shishkin y Viktor Filinkov deben haber estado entre los nombres que había nombrado. Así es como se agregaron dos “terroristas” más al caso de “La Red”.

A finales del 23 de enero de 2018, el antifascista Viktor Filinkov esperaba su vuelo en el aeropuerto de San Petersburgo: iba a Kiev a ver a su esposa. Justo antes del despegue, seis agentes del FSB lo abordaron. Lo esposaron y lo llevaron a un examen médico por alguna razón, probablemente como un procedimiento FSB de rutina antes de las torturas.

Después del examen, el antifascista fue puesto nuevamente en la minivan donde inmediatamente comenzaron a golpearlo con las manos. Pronto sintió una descarga eléctrica. Su cuerpo se arqueó involuntariamente, gritó por el dolor insoportable. Él estaba siendo herido con un taser. Esta primera descarga eléctrica fue seguida por más descargas en las esposas, en la parte posterior de la cabeza, en la espalda, luego en la pierna y las esposas nuevamente, en la ingle. Filinkov gritó y fue amordazado.

Después de diez minutos de tortura, gruñó: “¡Dime qué decir, te lo diré todo!” Pero las torturas no se detuvieron. Tan pronto como Filinkov estuvo listo para aceptar cualquier cosa, los oficiales del FSB le hicieron aprender de memoria un testimonio que indicaba que era miembro de la “Red”, una “organización terrorista”.

Luego le secaron la sangre de la cara con el sombrero y llevaron a Filinkov a su casa, revisando todo, y luego a la Oficina del FSB de San Petersburgo. Allí le dijo al investigador las frases exactas de confesión que había aprendido bajo tortura.

El 25 de enero, fue ordenada su encarcelamiento por la corte y enviado a un centro de detención. Tan pronto como fue visitado por activistas de derechos humanos y un abogado, Filinkov se retractó de su testimonio y les contó sobre las torturas. Mostró a los activistas los muchos rastros que el Taser había dejado en todo su cuerpo.

El 26 de enero, tres días después de la detención de Filinkov, el antifascista Igor Shishkin desapareció en San Petersburgo: los agentes del FSB se lo llevaron mientras paseaba a su perro. Su familia no pudo encontrarlo por dos días. El FSB afirmó no saber nada de Shishkin; de hecho, todo el tiempo lo estaban torturando agentes especiales.

El tribunal arrestó a Shishkin el 28 de enero, se veía gravemente herido en la audiencia y los oficiales del FSB se cubrieron la cara con una bufanda y una capucha. Él, también, firmó una confesión.

Los doctores diagnosticaron a Shishkin con una fractura de piso orbital, múltiples contusiones y abrasiones. Los activistas de derechos humanos también encontraron quemaduras de taser en la parte posterior de su muslo, en la espalda y los brazos. Sin embargo, no les contó nada de torturas. Según ellos, era muy tenue. Antes de eso, se vio obligado a firmar un documento en el FSB que indicaba que había sufrido todas esas lesiones mientras hacía ejercicio. Diez días después de ser detenido y torturado, Shishkin declaró oficialmente que estaba listo para cooperar con la investigación.

A fines del 25 de enero, los oficiales del FSB detuvieron a Ilya Kapustin, un escalador industrial. Lo torturaron con un Taser dentro de un automóvil durante varias horas y le exigieron que les contara todo sobre los antifascistas que conocía. Amenazaron a Kapustin con sacarlo al bosque y romperle las piernas, pero al final lo dejaron ir después de registrar su casa.

Solidaridad. “El F.S.B es el Terrorista”

Ocho de los nueve acusados ​​en el caso penal contra los antifascistas están actualmente bajo arresto en centros de detención donde aún están en peligro.

Las represiones contra los antifascistas se hicieron públicas solo a fines de enero, cuando Viktor Filinkov informó sobre las torturas. Pronto Ilya Shakurskiy y Dmitriy Pchelintsev informaron lo mismo. El Comité de Investigación finalmente ha iniciado una investigación, por el momento solo sobre la queja de Filinkov. Si esta investigación traerá algún resultado no está claro.

Las acciones de solidaridad con los antifascistas y anarquistas arrestados comenzaron en toda Rusia, así como en muchos otros países bajo el lema principal: “El FSB es el terrorista”.

Nuevos acusados

El 4 de julio, dos personas más fueron detenidas en Moscú: Mikhail Kulkov y Maxim Ivankin. Al día siguiente, el tribunal de distrito de Penins, Leninskiy, los arrestó hasta el 18 de septiembre. Además de organizar una asociación terrorista, fueron acusados ​​de preparar la fabricación o venta de drogas en gran cantidad (Código Penal de la Federación de Rusia art.228.1, párrafo 4, parte “g”, con el uso del artículo 30, párrafo 3 del Código Penal de Rusia. Federación)

Apoyo

En febrero de 2018, se lanzó una campaña en Rusia para apoyar a los acusados ​​en el caso de la “Red”. Entre los objetivos principales de la campaña estaban la recaudación de fondos para los costos legales, la organización del apoyo humanitario para los arrestados y el apoyo a sus familiares. Los recursos reunidos hasta ahora se han distribuido de acuerdo con las circunstancias financieras de las respectivas familias y las necesidades de los arrestados. Se está distribuyendo más apoyo financiero de acuerdo con las elecciones hechas por los arrestados durante la investigación.

Actualmente, dos de los acusados, Igor Shishkin y Yegor Zorin, están firmemente del lado de la investigación.

Igor Shishkin no ha presentado una denuncia por tortura, aunque el Comité de Supervisión Pública independiente (ONK) informó sobre rastros de tortura en su cuerpo. Él ha firmado un acuerdo antes de estar presente en el tribunal, lo que significa que ha admitido completamente su culpabilidad. Colabora activamente en la investigación del caso penal y también da testimonio contra otros sospechosos. El caso de la fiscalía está fundamentado con el testimonio dado por Shishkin, su sentencia se reducirá (como se define en el capítulo 5 del estatuto 317.7 del Codex de Enjuiciamiento Criminal de Rusia, UPK RF). Igor es el único acusado que ha sido visitado por el Defensor del Pueblo ruso por los derechos humanos Tatyana Moskalkova, pero no denunció ninguna tortura durante la visita. Desde entonces, se ha puesto del lado de la fiscalía durante un interrogatorio con otro acusado. Esta posición es perjudicial para los otros acusados ​​y genera una presión adicional para todos los que luchan por sí mismos y por la justicia.

Yegor Zorin, en el otoño del 2017, después de haber sido torturado, admitió su culpabilidad y ha cooperado con la investigación desde entonces. Nunca presentó una denuncia por tortura.

En el marco de la campaña de apoyo, NO consideramos posible apoyar a los demandados que cooperan con la investigación, en contra de los intereses de los otros acusados. Por lo tanto, el apoyo financiero para estos demandados no se proporciona desde el fondo común. En caso de que quiera apoyar a Shishkin, puede hacerlo a través de sus familiares.

Todos los acusados ​​en el caso, incluidos Shishkin y Zorin, han sido torturados y manipulados por las autoridades. Estamos listos para brindar apoyo a Shishkin y Zorin, cuando decidan participar en una estrategia colectiva de defensa, en lugar de una individual.

 

Fuente: Anarqua.info

Etiquetas: Sin etiquetas

Deja un comentario