Kamba-resiste-2-768x445

Porque el barrio es para quien lo habita: Hemos venido a jugar

Kamba Resiste nace de la resistencia del colectivo Kambaranchel frente a la especulación y la intimidación fascista con el espacio del que hace uso.

En febrero de 2016 el colectivo Kambaranchel recupera un inmueble perteneciente a la SAREB, entidad creada por iniciativa del Estado como forma de salvar a los bancos de todas esas viviendas que nunca pudieron vender y que transformaron los paisajes de nuestras ciudades siempre a golpe de ladrillo y cemento.

Primero nos echaron de esas casas bajas y viejitas ya en peligro de extinción… lugares en los que todavía quedaba dentro de la ciudad espacio para la tierra, para los árboles y para vivir de manera colectiva.

Luego esas casas pasaron a ser solares, yermos vallados… y sin darnos cuenta esos solares se convirtieron en edificios de 3, 4, ó 5 plantas que, como el de Kamba, fueron diseñados para fomentar el aislamiento entre sus habitantes.

A mediados de 2018, la SAREB, a través de una subasta pública vende el edificio a Alixville Invest, S.L. por 280.000€ a sabiendas de que está okupado y siendo utilizado, y a sabiendas de que el objetivo es la especulación y la gentrificación que destruye nuestros barrios.

Alixville Invest S.L. nos denuncia por usurpación del inmueble, y por arte de magia, los ladrillos se convierten en oro y vende el edificio a Vimergo Reformas y Construcciones, S.L por 1.000.000€, como buen especulador.

Éstos, en vez de esperar a las sentencias de los procesos judiciales existentes, contratan a la empresa fascista Desokupa antes incluso de ser la propiedad legal del inmueble, (quienes por cierto se presentan sin tener siquiera las escrituras legales pertinentes y mintiendo sobre ello – siempre fuertes, no siempre inteligentes).

El 8 de julio de 2019, consiguen un desalojo cautelar en el juzgado N°6 de Madriz y sin que se notifique se presentan con un gran despliegue de policía judicial, municipal y los matones de Desokupa para ejecutar el desalojo de una vivienda y tapiar el acceso al garaje y al ático del edificio.

Nuestra intención al recuperar espacios mediante la okupación siempre ha sido crear otras formas de existir: posibilitar la vida en colectivo y en comunidad como base para resistir al modelo individualista, cruel, alienante y fascista que nos imponen; además de luchar contra la especulación inmobiliaria que aumenta el precio de la vivienda, atendiendo exclusivamente a intereses capitalistas e imposibilitando una vivienda digna a las personas.

No queremos que estos desalojos pasen desapercibidos, queremos construir estrategias de defensa y resistencia en común con colectivos y afinidades.

A día de hoy, las habitantes de Kambalache, llevan un mes resistiendo los intentos de desalojo.

Resistencia frente a Desokupa

Desokupa es una empresa fascista cómplice de la especulación inmobilaria. Dicen que ayudan a las familias a recuperar sus propiedades, pero la realidad es que en este caso están trabajando para Vimergo Construcciones y Reformas S.L, cuya única intención es inflar el precio de la vivienda para su propio beneficio.

Los dos administradores de Vimergo SL son Ignacio Pérez Losada, que es administrador de seis empresas más, y José Antonio Sanz Ortega administrador de diecisiete empresas, la mayoría relacionadas con el sector inmobiliario. Que haya personas con tantas propiedades favorece el aumento del precio de la vivienda, puesto que pueden fijar los precios a su antojo. Que nos quiten este edificio supondría un paso más en la gentrificación que está sufriendo nuestro barrio, que ya ha empezado a expulsar a sus habitantes de siempre.

Desokupa dice de sí mismos que median de forma amistosa, pero su arma principal es contratar a matones para intimidar, extorsionar y chantajear a las personas que viven en casas abandonadas por sus propietarios.

Se ensalzan a sí mismos diciendo que son héroes sin capa. La realidad es que cobran un pastón por poner a unos matones en una puerta. Es decir, las familias, de las que tanto hablan no se lo podrían permitir. ¡Eso sí! Daniel Esteve hace uso de las redes sociales y medios de comunicación para lavar su imagen, fingiendo que su labor principal es ayudar a personas con pocos recursos a recuperar sus viviendas, pero la mayor parte de su clientela son empresas constructoras y fondos buitre.

Desde aquí queremos decir que vamos a seguir el ejemplo de tantos colectivos que han luchado contra Desokupa y otras empresas que utilizan sus mismos métodos. Si no queremos que este tipo de actuaciones sean la norma, tenemos que hacerles frente entre todes, desde nuestros balcones, desde las calles. Demostrando la unión de los barrios, porque somos muches y no tenemos miedo.

Queremos mencionar a otros colectivos que se están enfrentando, o que ya lo han hecho, a estas empresas mafiosas y fascistas como CSO la Yaya, Can Dimoni, La Clota, Carrer de la Cera, Torrelodones, Carrer del Carme, Les Bessones, Pacs del Penedés, Gayarre 42, el Sindicat de Llogateres y muchas más.

Gracias al apoyo mutuo, a la lucha por la vivienda y la okupación, sus métodos han sido resistidos y aquí también lo serán.

Sabemos que los responsables de todo esto no son sólo Desokupa, también lo son los especuladores que los contratan, la policía que colabora y el sistema judicial que les ampara.

Invitamos a quien se sienta identificade con esta lucha a que haga suyo este espacio como escenario de resistencia.

¡Hemos venido a jugar! ¡Siempre más fuertes!

Kamba resiste

Etiquetas: Sin etiquetas

Deja un comentario