descarga-4-258x140

Tecnología, semilla del dominio.

La naturaleza de la crítica.

Antes de irte, debes mirar lo que tenemos dentro de la mochila, para evitar pesos inútiles inútiles que nos retrasan, arriesgándonos en lugar de olvidar lo indispensable.Sí, porque hasta ahora estábamos arrastrados a nosotros mismos y quién sabe dónde, a partir de los eventos, los jefes y las máquinas, pero ahora, en el proceso revolucionario, somos serios, y tenemos que elegir con qué instrumentos embarcar y esta elección será decisiva para el resto. de la confrontación. La ciencia de hoy nos ha confrontado con una infinidad de conocimientos y aplicaciones que de otra manera serían impensables; Durante el proceso revolucionario, ¿qué deberíamos hacer con este mastodonte tecnológico?

¿Cómo debemos tratar con la tecnociencia durante el proceso revolucionario (e inmediatamente)? Como un arma en manos del enemigo, entonces también utilizable por su antagonista, como un arma perteneciente al enemigo, luego inadecuada para su antagonista (por ignorancia e incapacidad), o como un elemento del dominio en sí, entonces inutilizable. ¿Por qué en cualquier verso se usa para producir dominación de todos modos? En el primer caso, se trata de ver en tecnología un instrumento simple, en este momento en uso por el poder, pero también utilizable por los oprimidos para sus propios fines, sin preclusiones de ningún tipo: es un instrumento que se adapta a cualquier fin propuesto por su usuario. En el segundo caso, la tecnociencia se considera como un objeto que es el resultado del trabajo y la organización del poder, por lo que está dispuesto a funcionar bien en manos del poder y, por lo tanto, debido a dificultades técnicas y cognitivas, se vuelve inútil para la clase explotada: los códigos utilizados para el funcionamiento de dispositivos tecnológicos, la instrumentación para producir equipos y los instrumentos y laboratorios para desarrollar nuevos dispositivos no están en manos de los explotados e incluso si se convirtieran, solo con enormes dificultades, estos últimos podrían captar el conocimiento útil para su operación. En el tercer caso, lo que concierne a la crítica revolucionaria, la tecnociencia se considera, no como un instrumento, no como un mero objeto, sino como un sujeto verdadero que no solo contribuye y contribuye al proyecto de poder, sino que por su propia operación. Produce dominio.

Una crítica todavía ingenua de la clase a la tecnología lo indicaría como un instrumento en manos de la clase dominante para defenderse de ataques y asegurar privilegios.Demasiado simple para considerar el aparato tecnocientífico como un órgano útil solo para el sistema industrial (o posiblemente para el ejército) en una visión funcionalista, sin verlo como la negación de la posibilidad de conocimiento directo y recíproco entre las personas y el mundo. Entonces, si miras de cerca, hay algo más: la tecnociencia nunca puede entenderse como un mero medio (que tiene un fin hacia el final), pero hoy desempeña el papel de dominación de una manera cada vez más atenta y profunda, también porque se ha hecho evidente ha desaparecido el fin específico a perseguir contra el cual tendrían que eliminarse los medios necesarios, ya que incluso el objeto de conocimiento (detrás de la manipulación y la profundización extrema) ha desaparecido y el tema del conocimiento ahora ha sido abrumado.

Existe una correspondencia entre el uso de ciertos aparatos y la manifestación de formas de dominación siempre nuevas y profundas. Si hasta cierto momento la correlación se expresaba desde el dominio hacia la tecnología, hoy el curso se ha invertido. No es casualidad que hoy hablemos de control generalizado, porque la difusión de los medios de investigación y control de la realidad se refiere a áreas, en lugar de a cuerpos (a diferencia del control invasivo) y se pone en práctica a través de campos y redes ( La nueva estructura de la realidad, capaz de reflejar la densidad y la calidad de la materia en lugar de solo su forma y superficie. Por lo tanto, cada nueva aplicación que entra en operación realiza no solo las funciones manifiestas, es decir, las funciones publicitadas positivamente, sino las funciones latentes de control.Entonces, si el dispositivo, y en particular el dispositivo en medio de los otros dispositivos, es el portador de la semilla de la dominación (y lo hace con una convicción propia, de forma totalmente gratuita, porque inventa cada día nuevas e inexploradas formas de opresión. del hombre), la declaración “la tecnología es un instrumento, entre otros, en manos de la clase dominante” es completamente inadecuada. La tecnociencia hace más que garantizar la instrumentación adecuada para un modo de producción renovado, porque las garantías que ofrece al poder son incomparablemente superiores a las antiguas formas de autoridad que se referían a la personalidad, el carisma, la tradición o la organización. Burocrático, precisamente porque se basan en la impersonalidad total, la capilaridad y la difusión del control en el territorio y en la intimidad de la persona. No hay más servidumbre, ni un trabajo más preciso que la tecnología en este campo, tanto que a veces resulta incluso más avanzado que las demandas de poder, causando cambios inesperados en la sociedad pero perfectamente congruentes con el proyecto. control

Tecnociencia

¿Cuál es el papel de la tecnociencia hoy? La tecnociencia se ha definido como aquella ciencia que tiene un entorno natural, ya no es la materia y el mundo “viejo”, sino el experimento tecnológico con instrumentos y laboratorios sofisticados; ese sistema de conocimiento derivado de la experimentación en el que la práctica supera con creces la teoría. Por lo tanto, su producto, la tecnología, se aleja de la técnica y las técnicas, que han sido la forma en que se experimentó a lo largo del tiempo para llegar a un fin, que al refinarse y volverse colectivamente se convierte en arte. La dimensión colectiva del conocimiento marca el límite entre la buena ciencia y la que está en manos de unos pocos, y luego se inserta en un contexto autoritario. La definición de tecnología como “la aplicación sistemática del conocimiento científico avanzado para lograr resultados prácticos de manera eficiente” entra en vigor solo después de la Revolución Industrial, de hecho, es solo en el siglo XVIII que el término ya no se usa en el sentido griego de la tecnología. , ese es un discurso sobre artes y oficios, pero como una mejora racional de los oficios. Y solo entre la primera y la segunda guerra mundial, el término viene a designar las principales técnicas adoptadas en los campos científicos estratégicos: nuclear, electrónica, física, química. Por la técnica, debemos entender el simple uso de una manera reconocida por la comunidad para obtener una cosa. El campo de acción de la técnica, su operatividad y su capacidad de transmisión, lo diferencian de la tecnología. La tecnología de la propia canción, pensada como un producto de las tecnociencias, ya está injertada sobre una base técnica avanzada, que utiliza todas las innovaciones anteriores tanto para alcanzar algún tipo de conocimiento como para alcanzar algunas aplicaciones de alguna utilidad en el mercado. .

Pero también hay algo a tener en cuenta sobre el otro. La posibilidad de autogestión está amenazada por la tecnología también desde un punto de vista más eminentemente antropológico: si toda producción técnica desarrolla algunas posibilidades humanas (físicas y mentales) es igualmente cierto que inhibe otras facultades: el uso de teclas y teclados y teclados y luego las pantallas táctiles ciertamente han refinado la sensibilidad, la velocidad y la precisión de ciertos gestos, sin embargo, bastante mecánicas, pero ciertamente han incancrenito la capacidad de condensar, extraer y usar toda la fuerza de un brazo; El límite de potencia, sin duda, ha bajado. Toda innovación tecnológica produce un cambio en la fisiología humana, cambiando también las posibilidades históricas del hombre. Siempre se debe tener en cuenta para no llegar a un individuo que es incapaz de mantenerse erguido. Así? La lucidez para distinguir los pasos fatales en un progreso de la tecnología por lo demás indistinto, esos pasajes capaces de cerrar al hombre en una jaula irrompible; la atención a lo irreversible, que vuelve a trazar los límites de la libertad, en presencia de la cual incluso la evasión no tiene poder; La supresión de la tecnología mediante el combate constante contra sus elementos destacados y abominables para afirmar las facultades humanas más interesantes y de acuerdo con un mundo sin autoridad.

Tecnologia y control

La tecnología de hoy nos ha puesto frente a una serie infinita de instrumentos con un potencial infinito, pero ¿esta megamacchina engorroso es realmente útil o más bien un obstáculo? La ciencia de hoy se ha especializado en un número infinito de ramas para converger para aumentar nuevamente sus posibilidades evolutivas, pero cualquier rama de la ciencia debe ser cultivada y mantenida o, más bien, de algunas debemos liberar y otras luchar ahora, operando una ¿”Selección” de lo que es útil y lo que es perjudicial? Para dar una respuesta, primero es necesario considerar la función de la tecnociencia y su producto, la tecnología en la sociedad, para finalmente delinear su proyecto íntimo.

Los productos de las tecnociencias, en su conjunto, desempeñan una función de control capilar en la sociedad: directa, indirecta y organizacional.1) El control directo através de la tecnología es fácil y generalizado y se generaliza a través de la interceptación, vigilancia, Localización, archivo de huellas dactilares, silueta y ADN.Este tipo de control permite la verificación del comportamiento (y la prevención de la desviación) por parte de las agencias de seguridad, y facilita y permite operaciones estrictamente militares, en las cuales operar con armas a distancia requiere una visualización inmediata o contextual del enemigo. Estas tecnologías están siempre en desarrollo y profundizando, y las investigaciones sobre nanotecnologías, microelectrónica y ciencias cognitivas han abierto nuevos campos de invasión para un control cada vez más completo y generalizado: la ciencia de los microchips (los que están debajo de la piel, los presentes en el pasaporte y los adherentes). a los productos que compramos) garantiza la identificación y localización de todos los elementos presentes en un llamado “escenario”, la representación del contexto en el que se encuentran físicamente. Desde un punto de vista estrictamente militar, el control de la persona, los lugares y los objetos permite que la intervención policial y militar sea cada vez más intrusiva y quirúrgica: el control por satélite, el uso de drones y videovigilancia ahora es esencial para ciertas operaciones militares y la policía. 2) El control indirecto se realiza mediante la modificación del comportamiento de quienes están expuestos a la tecnología, les guste o no: cambian las formas de sociabilidad, los lugares, la actitud hacia el otro, hacia la acción, los movimientos, su velocidad. , el lenguaje, las palabras y el valor mismo de la palabra, en su mayor parte sin darse cuenta o haberlo presupuestado, tanto como para aflojar los lazos sociales y romper los grupos, obteniendo un individuo que se comporta de una manera bastante predeterminada. y fácilmente verificable. Ni siquiera con gran esfuerzo y gran conciencia se puede hacer un uso “liberado” de ciertos dispositivos: el uso concienzudo de tales aparatos sigue siendo un mito progresivo y se ve frustrado puntualmente por la complejidad de la tecnología (la interdependencia de todos sus elementos) que se configura como un mundo y no como un solo producto. Precisamente debido a esta complejidad, es completamente ilusorio hablar de elección (posibilidad de aceptar o rechazar un dispositivo) y, por lo tanto, de estilos de vida. 3) El control en la organización se produce debido a que la tecnología de hoy en día es sustancialmente desconocida e incognoscible para sus usuarios, porque evita la esfera sensorial y utiliza códigos no simbólicos, accesibles solo para técnicos: por lo tanto, la delegación hacia la categoría Los técnicos son constantes: la organización social está cada vez más inclinada hacia el aumento del poder y la confianza ciega hacia el círculo restringido de poseedores de conocimiento e instrumentos tecnológicos. Además: el riesgo y la imprevisibilidad de los eventos catastróficos resultantes del uso de tecnologías avanzadas, como una constante de la vida de todos, hace que sea obligatorio utilizar el estado de emergencia, la intervención militar periódica en la vida civil, la restricción periódica. de las llamadas libertades. El riesgo constante y la emergencia intensifican la organización militar del territorio y de la sociedad.

Tecnociencia y comprensión

Dos palabras más sobre el lenguaje de la tecnociencia. Cuando un operador humano presiona un botón, activa un mecanismo más o menos complejo (con interdependencias con otros elementos, muchos o pocos) y más o menos complicado (con cierta dificultad para llegar a un acuerdo, alto o bajo), hecho para Más que señales electrónicas que reemplazan o se integran con engranajes mecánicos obsoletos.Además, se ha superado el mismo impulso (el movimiento con el que se inicia el mecanismo de un dispositivo), llegando a la afirmación de máquinas capaces de reemplazar operaciones mentales humanas verdaderas y típicas (por ejemplo, la web semántica). Llegar a la cabeza de este tecnomondo ahora es imposible incluso para el tecnocientífico que conoce solo la porción más pequeña del mundo complejo que vive (y solo si está equipado con el equipo adecuado). Todo el conocimiento obtenido a través de la sofisticada manipulación de la materia escapa a los sentidos, por lo tanto a la percepción, por lo que por su naturaleza no pueden ser interpretados ni comprendidos por la mirada humana (parece que no tienen ninguna relación con el mundo porque se basan en el exceso, en el infinito). grande o en el infinitamente pequeño). Así, la tecnociencia aleja al hombre de la comprensión del mundo, y así el hombre se encuentra en un mundo que no solo no sabe sino que no puede saber por definición, si el único conocimiento es el conocimiento indirecto y especializado de la tecnociencia. La creciente incapacidad para interpretar la realidad también causa cambios en el campo de la voluntad. Si el individuo es ahora sumiso y transportado por la tecnología, la heteronomía de la máquina reduce evidentemente la autonomía del individuo. No es que la heteronomía y el poder sean hechos nuevos, pero hasta hace poco, la suspensión de la iniciativa individual debía atribuirse a algún tipo de autoridad para delegar elecciones (y esta autoridad siempre correspondía a un tipo de comunidad, ya sea primordial, patriarcal o moderno). Ahora, sin embargo, la acción individual también es heterodirecta y, sobre todo, por el poder de la tecnología. Se requiere un comportamiento adecuado del dispositivo. La acción, esa espectacular mezcla de límites y posibilidades, que brota de la voluntad, su verdadera motivación, ya no puede captar su significado. La automatización y la incomprensión del mundo hacen que el hombre se comporte en lugar de actuar. Ahora la acción es la única herramienta indispensable que tenemos para convertir este mundo; sin ella nunca tomaremos posesión del mundo, así que debemos cultivarlo y eliminar lo que lo está suprimiendo lentamente. Solo a través de la acción estaremos a la cabeza del tecnomondo: perfeccionar las habilidades propias y grupales, coordinar es el desafío de recuperar lo que estamos perdiendo. En el proceso revolucionario, el momento de la iniciativa individual es fundamental, al igual que el proceso revolucionario es necesario para la afirmación completa de la iniciativa individual.

Una cuestion estrategica

Existe una relación entre los medios disponibles en el dominio y la posibilidad de crear rupturas revolucionarias en la sociedad: cada nuevo desarrollo tecnológico elimina esta posibilidad. Aquí está el aspecto militar del conflicto, es decir, los medios disponibles para uno y el otro lado, tanto el estratégico, que se refiere a la atención hacia el aspecto tecnológico visto como el conflicto que es decisivo. El de la tecnología también debe tratarse como un problema de orden militar: la capilaridad de algunos instrumentos combinados con la cirugía de otros ofrece a la policía y al ejército un arma perfecta de guerra. Solo en este sentido puede considerarse la tecnología como un instrumento de poder para afirmarse, para garantizarse en el tiempo y el espacio. Por las cualidades excepcionales en las áreas de control y manipulación de la materia que es capaz de establecer, la tecnociencia se considera con razón como el campo estratégico para el desarrollo del poder. La única cantidad de inversiones en tecnociencia debería revelar la posición estratégica que tiene para el poder; La inercia de la crítica práctica en términos de destrucción, por otro lado, revela la posición periférica que la tecnología cubre en el discurso revolucionario.

¿Cómo debería el revolucionario enfrentar nuevos dispositivos tecnológicos y armas?Teniendo en cuenta las fuentes de conocimiento (la categoría de tecnocientíficos que trabajan en laboratorios públicos en universidades, en laboratorios privados de empresas, dentro de proyectos: maxi proyectos en los que la universidad colabora con grandes empresas para desarrollar aplicaciones, o mediante transferencia de tecnología, es decir, desarrollando aplicaciones dentro de la universidad y luego patentándolas y permitiendo que sean utilizadas por las empresas, o creando una pequeña empresa (start-up) que realice la función administrativa y de distribución de la aplicación desarrollada del grupo de investigación); Los lugares de realización (laboratorios públicos y privados, universidades y empresas); los productos en uso (cada realización como la encontramos en la calle, en el trabajo, en casa); la propaganda del producto (los medios de comunicación en sus artículos y servicios para la promoción de desarrollos tecnológicos, en la publicidad y en el trabajo de publicidad que incluye conferencias y cursos de grado y en profundidad); la distribución del producto (los lugares donde extraer del producto); el uso del producto (a quien se usa la aplicación); su eficiencia (su funcionamiento, su operatividad: la relación que existe entre la aplicación y la presencia / ausencia de seres humanos: por ejemplo, ¿cuántas cámaras pueden controlar a un supervisor?) del espacio supervisado realmente, que es el espacio bajo el control físico del “¿Elemento humano y con qué velocidad? En resumen, el nivel de eludibilidad de la aplicación tecnológica); Su efectividad (el logro del propósito manifiesto y el latente); Comparado con esto: su destructibilidad. A veces es la masa ciega e indefensa que con su propia fuerza se burla de las aplicaciones tecnológicas más poderosas y llega al borde, demostrando que la eludibilidad de un sistema de control, no se despliega solo en la coordinación y precisión de la acción silenciosa de aquellos que han estudiado el eslabón débil en la cadena, pero también en la acción tumultuosa, en el giro de toda una masa en la dirección de un objetivo casi completamente ciego con respecto al riesgo represivo. Esta fuerza instantánea y toda la furia y la pasión no se dan al mando, sino que deben seguirse cuidadosamente precisamente por su formación repentina y su disolución instantánea. Sin embargo, no es suficiente, y esta revuelta no puede basarse solo en la burla de la ineficiencia periódica de la tecnología, sino que para ello debe tener en cuenta necesariamente a medio-largo plazo aquellas innovaciones que más que otras precipitan la posibilidad de autogestionarse. Todo esto para no impedir la introducción de un nuevo elemento específico de opresión (un hecho que, de todos modos, puede ser útil tanto para demostrar la fuerza de nuestras posibilidades como para frenar el control represivo), que es la crítica (en sí misma ilusoria) de una Aparato en lugar de otro, pero para finalmente alcanzar la supresión general de la tecnociencia, no como la realización de este o aquel producto más o menos útil para la vida (¿qué es la vida del flujo capitalista?), sino como una forma de conocer, descubrir y relacionar En el mundo, eso es nuevamente como una posibilidad de autogestión. La utilidad específica de oponerse a un proyecto en lugar de a otro (la difusión de OGM, nanotecnologías), se combina con la posibilidad de derrocar la potencia tecnocientífica en su totalidad, que es tanto la sujeción del individuo hacia la máquina como la Sujeción de la clase hacia los técnicos.

El desinterés de los oprimidos y la tarea de los revolucionarios.

En toda esta historia también hay un problema de carácter estratégico. El desinterés de los oprimidos es inherente a la tecnociencia, y este es un elemento en beneficio de la dominación y en desventaja de su derrocamiento. Pero hay un discurso equivocado que navega entre las bocas siempre abiertas del hombre del camino que se va a desenmascarar: que la tecnología es en última instancia una ruina para el mundo que creíamos conocer (el “viejo mundo querido”), que termina Juega así: “era mejor cuando era peor”. Un problema de imaginación que los desarrollos tecnológicos de hoy aclaran. Estos indican un obvio rediseño de los términos de libertad individual y posibilidades individuales (pero, aquí, el hombre de la calle está equivocado, ni mejor ni peor, frente a las cuales puede elegir por separado, asignando un voto negativo al mundo del futuro). y para el pasado un signo positivo, pero de manera irreversible en términos de voluntad, poder e imaginación, y esto tiene más que ver con la idea de libertad): lo que parece ser una auténtica disolución de los vínculos colectivos a favor de La autonomía individual, la ayuda tecnológica, en cambio, la intensificación de la cadena de enlaces con los aparatos, se traduce en una redefinición de los límites de la libertad, entendida ya no como una relación social, sino como un asunto privado, que envuelve a los oprimidos en una Espiral de inacción y diversión. Sólo la acción, que ocurre solo en un contexto de conocimiento directo del mundo, rehabilita a los oprimidos hacia la posibilidad auténtica de organizarse a sí mismo y a su vida. Si el proceso de revuelta contra las tecnociencias se ve obstaculizado por el desinterés general de los explotados hacia el mundo ahora incomprensible en el que se ven obligados a vivir, hay algunas peculiaridades que no carecen de sentido, sobre las cuales es necesario insistir: el progreso científico está plagado de una enormidad de catástrofes y devastación, así como la imprevisibilidad y el riesgo de aniquilación habituales que tenemos que sufrir cada día, ante los cuales no tendrá valor el discurso posthumanista del magnífico mundo de la integración hombre-máquina. Esta fábula, por supuesto, debe desenmascararse con los hechos de la crítica revolucionaria.Parece que el interés de los oprimidos hacia los desarrollos tecnológicos surge solo en correspondencia con la nocividad, es decir, el evidente deterioro físico o psicológico de la población o, más en general, del territorio habitado. Sin lugar a dudas, el concepto de nocividad ayuda a los explotados a comprender su lugar en el mundo y hacia la dominación, pero no es necesariamente lo suficientemente estimulante para una revuelta contra la tecnociencia. Si este estado de inconsciencia continúa, el campo de acción continúa reduciéndose, entonces es responsabilidad del revolucionario solo demostrar con los hechos que la destructibilidad del sistema puede abrirse a la solidaridad, a la relación directa con el mundo que habitamos, a la autogestión.

Desarrollos recientes en la tecnociencia

Hoy parece demasiado buena la hipótesis de un mundo gobernado por la tecnociencia como un barco conducido por un timonel ebrio, que hace que el barco se hunda en un naufragio con toda la tripulación, porque al final no controla sus acciones, por lo tanto Efectos en el mundo. Esto no es cierto porque la ciencia se ha liberado del poder para producir inmensas catástrofes, sino porque su proyecto actual es profundizar el control de la materia. Si hasta hace poco tiempo el camino de la ciencia se había diseñado para aumentar la ramificación y la especialización, ahora es necesario tomar nota de la nueva tendencia hacia la convergencia de las distintas ramas. Convergencia que tiene muy poco que ver con los antiguos trabajos multidisciplinarios, estudios en los cuales las diferentes ramas de la ciencia se mantuvieron unidas por el objeto de la investigación, pero produjeron solo miradas diferentes e inconmensurables de un solo campo, y en cambio se basaron en un “natural” Tendencia hacia la integración. El objeto en sus características microscópicas parece mucho más manipulable que antes y es precisamente en la acción cognitiva de la manipulación que las tecnologías físicas deben integrarse con las tecnologías biológicas, cognitivas y de información. En este punto, la ciencia de vanguardia se ha ramificado en una miríada de especializaciones, pero converge en proyectos comunes sobre la base de la integrabilidad que la tecnología, como plataforma material, permite. Es cierto que el progreso indefinido y peligroso está siendo reemplazado por proyectos concretos, no porque la superstición en tecnología o el enamoramiento por el tecnomondo haya cesado, sino porque la intersección de diferentes ramas de la ciencia multiplica la posibilidad de intrusión en la materia y, por lo tanto, multiplica sus efectos.

Si la convergencia de las tecnociencias revela los aspectos más destacados de la dominación, aquellos en los que invertiremos, aquí mismo, en este campo, pronto será necesario insistir. La utilidad, para llegar a la destrucción más feroz y repentina, es obviamente el criterio guía que selecciona el conocimiento con el que los revolucionarios deben equiparse; y no será un criterio sesgado si los fines específicos están bien presentes y bien definidos. En todos los demás casos, el acaparamiento revolucionario del conocimiento será contraproducente e irá en el sentido de mantener viva la máquina del estado. Si el mundo está computarizado, no significa que debemos descender a toda costa en ese patio de recreo para realizar un cambio significativo (con ingeniería informática y piratería informática); pero es igualmente cierto que será, además de bienvenido, en algunos momentos decisivos, la contribución de quienes trabajan en ese campo (en lo que respecta a la recuperación de información y la comprensión de la estructura tecnocientífica y su funcionamiento). Asegurándose así de que el proceso revolucionario no se transforme en la adopción de meras técnicas, cuyo fin permanece distante de nuestra imaginación; y atención para que la acción de destrucción sea lo más inteligible posible; En resumen, tenga cuidado de no llenar nuestra mochila con esos conocimientos profundos y sofisticados que, sin embargo, dejan la máquina técnica del estado intacta, en lugar de utilizarla brevemente para suprimirla. Entonces, en el siguiente momento, una vez que nos hayamos liberado de la tecnociencia, la “selección” de las disciplinas y los campos de investigación se evaluará sobre la base de la posibilidad de que cada una de ellas formule en términos de técnica y, finalmente, de arte.

De la revista anarquista: días y noches, número 1.

Etiquetas: Sin etiquetas

Deja un comentario